El peor arquero de la historia

     El 14 de febrero es un día cuanto menos curioso. Un día en el que se monetiza el amor, las parejas se gastan cantidades ingentes en tres entrantes, un pedacito de solomillo y una botella de vino, y unos cuantos antagonistas los critican por ello, antagonistas que si vieran a esos mismos intérpretes realizando la misma conducta cualquier otro día del año enaltecerían aquellos gestos y aquel amor. Pero eso escapa a nuestra comprensión: se ha de estar enamorado cuando el segundo mes del año alcanza su mediana, o al menos el resto de gente ha de creerlo, y se rinde pleitesía a aquel que bautiza la jornada. San Valentín, oficiante de bodas prohibidas ejecutado por sus actos: mártir en nombre del amor. Pero todo tiene una cara B, un lado oscuro, una verdad enterrada, y también un culpable. El alter ego de Lobo.

     Cupido, el peor arquero de la historia. El querubín celestial encargado de repartir desamor indiscriminadamente, el que necesita miles de flechas en la diana para conseguir dar en el blanco. Por cada acierto que consigue ha de acumular multitud de fallos, pero eso no le impide perseverar en el error como si de un autómata perturbado se tratara: su única misión consiste en intentar agotar las flechas de un carcaj con capacidad infinita, sin llegar a entender que nunca lo conseguirá. Por cada amor celebrado el día de San Valentín existe una cantidad exponencial de fracasos detrás, el bagaje de amores fracasados anteriormente por cada una de las personas convocadas en una nueva relación. El 14 de febrero marca en el calendario la visita a un perpetuo mausoleo en el que reposan las lágrimas y los corazones rotos de miles, millones, infinidad de seres humanos que fueron felices en manos de otra persona que, finalmente, decidió que sus vidas no estaban destinadas a celebrar otro día de los enamorados. Nadie recuerda a ninguno de estos desgraciados en dicha jornada. Nadie. El olvido los engulle y desaparecen de la faz de la tierra como si no merecieran una mísera elegía.

     Algunos viven indiferentes, obviando lo que sucede a su alrededor durante esas 24 horas. Otra vez será, quizás. O puede que no, tal vez. Otros lo viven con mayor sensibilidad, recordando tiempos pasados que siempre parecen mejores de lo que fueron, pero acabando un pensamiento tras otro con la misma penosa conclusión. “Ojalá siguieras aquí…” es un triste lamento para un alma abandonada, pero aun así no deja de retronar en millones de mentes segundo tras otro. El peor arquero de la historia nunca descansó, y lamentablemente no lo hará jamás, provocando nuevos latidos en los corazones que cruelmente, siempre cruelmente, porque cruel es acabar con el amor, iniciaron otro distinto, desembocando en una nueva realidad en la que estos inhumanos verdugos de antiguos sentimientos celebran otros recién estrenados tal día. Desamparadas sin consuelo, las ánimas desahuciadas lloran, o rugen con rabia y odio, o se ahogan en un envenenado vómito surgido de emponzoñadas entrañas que se han infectado por un simple “tenemos que hablar”. Ojalá lograran calmarse, pero no pueden: el amor puede ser más frío que el invierno, más tóxico que el veneno, más enfermizo que el más temible de los virus. Y al mismo tiempo, bienaventurados los huérfanos de corazón que consiguen expresar esa desazón y así sentir algo más, porque a la postre Cupido no hizo diana en ellos con el más nefasto de sus estiletes voladores.

      La flecha inmortal. El alma que se hospeda en la oscuridad, incapaz de mostrar ningún tipo de rebeldía. Aposentado en el silencio, un corazón que ya no late condenado a seguir existiendo da vida a lo que antes fue un ser humano. Catatónico, inmóvil en la penumbra, solo recuerda la sensación de estar cayendo en un infinito agujero, en una sombra sin fondo a la que fue empujado por unas cuantas palabras a las que nunca supo reaccionar. En silencio, vive aislado del resto del mundo en su burbuja, ajeno a que la vida se le escapa de las manos, aunque es una vida que ya no desea desde hace mucho tiempo. El peor arquero de la historia fue por fin consciente de sus errores con ese ser y jamás se arriesgó a errar una flecha más con él, sin madurar siquiera un instante lo que ello conllevaba. Que ese corazón jamás sería el destinatario del proyectil apropiado. Que ese corazón nunca jamás volverá a latir.

       Ojalá pudiera ayudarte. Ojalá pudiera conseguir que volvieras a sentir algo. Ojalá pudiera hacerte sonreír, ojalá pudiera borrar del calendario el 14 de febrero, para que nadie pudiera celebrar que lo que sientes no existe para el resto del mundo y hacerte recordar que tu dolor es solo tuyo, y ninguna otra persona del planeta es capaz de sentir nada ni remotamente parecido. Pero no puedo. Solo el peor arquero de la historia puede, y tiene la más aciaga de las punterías.

Pero ojalá pudiera hacerte recordar que todavía amanece, aunque la mitad de tu alma no esté contigo.

Anuncios

59 comentarios en “El peor arquero de la historia

  1. Bonita reflexión.
    Yo soy de los que piensan que el 14 de Febrero es un día comercial y que el amor se demuestra cada día
    ” y unos cuantos antagonistas los critican por ello, antagonistas que si vieran a esos mismos intérpretes realizando la misma conducta cualquier otro día del año enaltecerían aquellos gestos y aquel amor.”
    Salu2 😉

    Le gusta a 2 personas

    1. Sí, es cierto, escoger un día para monetizar el amor es en cierta medida menospreciar ese sentimiento el resto del año. Respecto a los ‘antagonistas’, es una conducta ciertamente paradójica, pero tremendamente extendida. Sea como sea, tienes toda la razón: el amor se demuestra cada día, o corre el riesgo de comenzar a marchitarse.
      Gracias por seguirnos, un saludo!

      Le gusta a 2 personas

    1. Gracias a ti por tus palabras, Nancy, siempre es un orgullo recibir loas de otros blogueros. Para el mundo parece que todas las personas no emparejadas del planeta desaparecen el 13 de febrero a las 23:59:59 h. y mágicamente resucitan a las cero horas del día 15, a pesar de que absolutamente todos los seres humanos lo saben pero prefieren ignorarlo. Un saludo!

      Pd. A mí el té que me gusta es el Genmaicha; no será tan sano pero sabe a palomitas 😉

      Le gusta a 1 persona

  2. Tiene una prosa bien estructurada que te lleva cargado en vilo por la idea central sin dejarte caer, sin extraviarte por el camino. Es inteligente y comprometida con los afectos nuestros de cada día en eso de defenderlos de la banalización.
    He pensado seriamente en alimentar sus paranoias (entiendo que son dos), voy a seguirlos… y de cerca.
    Salud y vil metal.

    Le gusta a 1 persona

  3. Antes había escrito un comentario pero creo que nos salió publicado.de todas maneras reitero lo que dije, corriendo el riesgo de que se repita dos veces la misma idea.

    Pienso que posee una prosa muy bien estructurada, inteligente, que te lleva cargado en vilo sin dejarte caer y extraviarte por el camino, eso me gusta. Me gusta también esa solidaridad con los afectos nuestros de cada día, y comparto causa con la defensa a capa y espada para evitar sean banalizadosy cosificados.

    creo que voy a alimentarles la paranoia (tengo entendido que ustedes son dos), estoy pensando en seguirlos de cerca.

    Salud y vil metal.

    Le gusta a 1 persona

    1. A la primera cuestión, el comentario se había guardado, pero hasta que alguno de nosotros lo viera y lo aprobara no sale expuesto en el blog. Ya que por fin hemos accedido a nuestro Otro Mundo, te hemos podido leer.
      Y ahora solo nos resta darte las gracias por tus palabras, porque tu análisis nos lleva a pensar que hemos conseguido lo que pretendemos. Siempre intentamos cuidar nuestras entradas al igual que actuamos en su momento con los capítulos de nuestra novela, no precipitarnos en añadir actualizaciones rápidamente en cuanto nos invade una idea, sino madurarla hasta que su expresión sea la mejor posible que nosotros podamos alcanzar.
      En consecuencia, nos sentimos tremendamente orgullosos cuando recibimos un comentario como el tuyo: llegar a los demás siempre es el orgullo del más inútil de los autores.
      Muchas gracias de nuevo por tus palabras, Alois, encantados de tenerte por aquí y de ser parte de tu blog. Un saludo!

      Me gusta

  4. Otros pensamos, ojalá encontráramos a esa persona ideal que tanto tiempo llevamos esperando, y poder tener a alguien a nuestro lado, a quien querer y que te quite o te mitigue el dolor del sufrimiento, la marginación, y la soledad, que sea tu sol en tiempos de tormenta y la compañía en tiempos de guerra. Bonito texto. Un beso.

    Le gusta a 1 persona

    1. A veces se hace muy cuesta arriba y la espera se hace eterna, y pensamos que o Cupido se olvidó de nosotros, o que es el mayor imbécil que ha existido regalando flechas a quién no las merece. Pero los soñadores podemos soñar, aunque apenas nos quede esperanza, y quizá algún día Cupido acierte con nosotros, aunque sea por error suyo.
      Gracias por tus palabras, Adrián, un saludo!

      Le gusta a 1 persona

  5. …estuve como diez años, sentado al borde de la acera, reluciente armadura, escudo y potente arcabuz esperando que apareciera el arquero para mandarlo a tierra de feroz e irredargüible escopetazo; grande era mi dolor-decepción-desconfianza-rencor. Al parecer, éste olvida rápido o no lleva un registro detallado de sus intervenciones, lo cierto es que en mi escudo quedaron grabadas las marcas de aguna que otra saeta. Y claro, en una de esas, acertó. Y acertó. Y se lo agradezco, aunque no descorcho botellas ni hago aspavientos para la fecha.
    Un verdadero placer leerles, muchachos, y un grande honor el que me hayan visitado.
    Saludos desde el sur del mundo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Resulta muy difícil recuperarse de las más envenenadas saetas del peor arquero de la historia, muchos lo hemos vivido y sabemos lo que es (a nuestra manera, porque el dolor de cada persona es distinto), pero nos alegramos mucho de que acertara contigo en su último intento. Muchas gracias por tus palabras, un saludo!

      Me gusta

  6. Estou muy contenta por ter conocido “Las Cronicas del otro mundo”, me encantó este post, que me hizo recordar una película mexicana que amo, se llama “Divina Confusion”, con Diana Bracho e Jesus Ochoa.. Mi español no es muy bueno, pero espero que me compreendas. Hace mucho que no leía algo tan bueno…. ::)

    Besos, de Brasil.

    Le gusta a 2 personas

  7. I am not too familiar with the legends, myth attributed to this cupid. I only know of the deadly Cherubims flying to and fro to keep (block) the way to the Garden of Eden, to keep Adam and Eve away from the Tree of Life. With that knowledge, however, it is that I grasped some of the futility of your telling in this dark post. I love the post. Because romance is a delusion. Love belongs to God, my opinion. We humans have to experience redemption in order to experience true love. Romance, we manifest, but it is not love. This is a great, outstanding and powerful post. My Spanish is limited, though not too bad. Not bad for someone who got to the Bronx at the age of six.

    Le gusta a 1 persona

      1. Thank you, and this post is a great introduction for me to your writings, I will revisit. I have written a great deal on romance, and I must say, somewhat severe, though I am a romantic, but put things into perspective, a duality I live with. You have a envious command of the Spanish language. Intense, unrelenting. Thanks again.

        Le gusta a 1 persona

  8. Me he reído y me he puesto seria leyéndote; y luego pienso: hay que desdramatizar, creo que el amor está muy cargo de dramatismo, muy lleno de misticismo trágico. Y si le damos la vuelta? Y sí trabajamos para transformarlo en alegría y bien-estar?
    Cariños

    Le gusta a 1 persona

    1. Es cierto que sería más ¿cómodo? desdramatizarlo, pero el amor es un sentimiento muy personal y poderoso, y cada persona lo vive de una manera distinta. A unas les salva la vida, a otras las convierte en un amasijo de nervios siempre temeroso de perder ese amor atesorado. Lo único cierto es, como bien dices, que hay que trabajarlo para transformarlo en alegría, cuidar ese amor día a día para que siempre se mantenga en su polo positivo.
      Muchas gracias por leernos, Nelida, un beso!

      Le gusta a 1 persona

    1. Y no hay nada más que tiempo por delante, solo tiempo, tiempo que duele, tiempo que se eterniza en la amargura, tiempo para enfurecerse y odiar.. y tiempo como única medicina para borrar todo ese mal. Y ya lo has dicho, el sol sigue saliendo cada mañana, como si nada hubiera ocurrido. Maldito arquero…
      Gracias por tu comentario, María, un beso para ti.

      Le gusta a 1 persona

  9. Pingback: El peor arquero de la historia | FRANKYSPOILER´SCRT

  10. Lo siento. Mis dedos son muy grandes y han apretado el botón de enviar si dejarme terminar mi opinión. 😓

    OS decía que mientras leía el post me iba imaginando a cupido desacertando con sus flechas y preparando una ecatombe amorosa.
    Me ha fascinado este escrito. Cargado de clase y buen gusto en cada frase.

    Le gusta a 1 persona

    1. Más le valdría a Cupido tomarse un par de semanas de baja para aprender de una vez a apuntar correctamente, ¿verdad? O como mínimo que se lo pensara dos veces antes de disparar a una persona, todos se lo agradeceríamos mucho.
      Muchas gracias por tus palabras, Berny, con comentarios como el tuyo ganamos fuerzas para seguir posteando pensamientos. Un saludo!

      Le gusta a 1 persona

  11. Sí, Cupido y sus flechas (pero recuerden que tiene los ojos vendados, no es culpa suya)

    Cupido

    Vendado niño y travieso,
    que presumes ser arquero
    y aciertas menos que yerras,
    por qué no apuntas primero,

    antes de lanzar tus flechas
    a mi pecho pordiosero,
    mendigo de amores puros
    y de crueles prisionero,

    no me sigas disparando
    detén ya tu juego fiero
    que más herido no puedo
    vivir que de amores muero.

    Le gusta a 1 persona

    1. Muy buen poema y además muy oportuno, parece comprobado que somos Legión los que, más que ansiarlas, tememos las flechas de su carcaj. Quizá la cuestión no sea que Cupido lleve los ojos vendados, sino que haya que preguntarse por qué insiste en no quitarse la venda, teniendo en cuenta su empresa.
      ¡Un saludo!

      Le gusta a 1 persona

  12. Pingback: El peor arquero de la historia – Barcelona / j re crivello

  13. Pingback: Una fábula embustera – Las crónicas del Otro Mundo

  14. Pingback: El alzamiento – Las crónicas del Otro Mundo

  15. Pingback: La enésima primera vez – Las crónicas del Otro Mundo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s