El recuerdo envenenado

Me había rondado insistentemente por la cabeza la idea de publicar un libro con ciertos relatos muy determinados. Este año se han alineado los astros y me han concedido una bonita racha de relatos premiados o finalistas en certámenes de variopinta territorialidad, a mí, que no soy de usar de eso de escribir corto (si …

Sigue leyendo El recuerdo envenenado

Anuncios

Nada en el tintero

Las despedidas de soltero de nuestros ancestros (para la generación de los aquí escribientes, léase “padres”) sí que eran una auténtica locura. Pero no lo decimos por el hecho de que se desmadrasen más de la cuenta (que puede ser), o que aconteciesen situaciones de las que aún hoy renegaran (que seguro), sino por la fecha. ¿A quién se le ocurría pegarse su fiesta más escandalosa la noche antes de la boda? Es cierto que también es una información que hay que filtrar para evaluar con propiedad el asunto: a la edad en la que se casaban nuestros predecesores resultaba mucho más sencillo recuperarse de la juerga. Ahora nos casamos cuando somos más mayorcitos, y el organismo no se deja convencer tan fácilmente de que padeces una moderada resaca en lugar de la peor migraña engendrada en el planeta. Pero, en fin, padres: que estabais locos. ¿A quién se le ocurre?

En estas coordenadas espacio–temporales concretas las despedidas tienden a hacerse conformadas en mayoría por grupos de viejóvenes, y, si son lo bastante viejóvenes, desde hace unos años en formato de ese invento llamado tardeo consistente en emborracharse el sábado por la tarde en vez de por la noche, que tiene sus pros (a la mañana siguiente la vida te parecerá mejor que cuando salías por la noche) y sus contras (melopea mediante, te toparás con todas las personas sobrias del mundo que desearías que no te hubiesen encontrado con esa “melopea mediante”. Eso incluye a tus sobrinos pequeños, que a partir de ese día te verán de una manera muy distinta).

Como Alfredo cuadraba con el rango de edad de viejóven y además se casaba, con una mañana de karts y un tardeo tranquilito podía firmarse una despedida de soltero más que digna. N o debería haberle acompañado en una celebración en su honor, dado que lo único que hizo Alfredo para con mi persona fue convencerme para fichar como portero de un equipo de fútbol sala que, a la postre, resultó ser el peor equipo de la liga. De hecho, no solo se ensañaban con las redes de mi portería los delanteros rivales, sino que el propio Alfredo estimulaba su vena goleadora ante mi arco. O sea, casi una decena de goles en propia puerta me coló, el pedazo de cabrón tío majo. Pero como soy un tío majo (yo sí) acudí a la llamada de la despedida, convirtiéndome en el “tengo un amigo que es escritor” de aquella jauría. En un momento etílico dado en el que nos encontrábamos charlando Alfredo, Johnnie (Walker, pero él en los vasos) y servidor, el protagonista de la despedida comentó que él había tenido una idea para una novela. Un futuro totalitario, tres bloques que se repartían el poder (no había leído 1984, qué le vamos a hacer), un antes y un después, un protagonista que no sé muy bien de dónde salía, una primera parte de la obra basada en los instrumentos de represión humana a lo largo de la historia. Creo que Johnnie se enteró más del argumento que yo (lógico: en aquel momento, él ocupaba mayor porción de mi propio cerebro que yo), por lo que resolvimos ver más adelante de qué trataba el asunto. Me enviaría “lo que tenía”, personajes, esbozos, mapa, ideas, yo le echaría un ojo y pactaríamos si nos embarcábamos juntos en una aventura literaria; a fin de cuentas, yo también “tengo un amigo que es escritor”.

Sería por falta de capacidad, pero no entendí nada de la parte distópica. En mi anterior periplo a través del Otro Mundo me acostumbré a convertir los bandazos de mi colega en argumentos que yo pueda comprender, para así poder seguir el hilo que me arrojaban y tirar de él, pero no supe hacerlo. Podía ser que aquello estuviese demasiado horneado en la cabeza de su creador como para intervenir en ello, o, simplemente, que ni Johnnie ni yo tuviésemos aptitudes para continuar su historia. No obstante, no había nada por escrito de la primera parte de la potencial novela, esa de “instrumentos de represión humana a lo largo de la historia”. Un poco más adelante en el tiempo, en presencia de un café al que me invitó y que nunca le he devuelto (es mi venganza: no haberme metido tantos goles en propia puerta, que eso molesta), Alfredo me aclaró puntos en su cabeza de viva voz, y ahí estaba la idea que debía germinar. A saber: existía un alegato irrefutable que demostraba que la religión se originó con el único propósito de someter a las personas. ¿Dónde estaba, quién lo había originado, quiénes lo habían transmitido, cuántas veces y cuándo? Alfredo tenía claro que ese alegato tenía que pasar por las manos de Sócrates en algún momento; no en vano, su condena a muerte estaba relacionada con la falta de creencia en los dioses. Ahí estaba mi línea de salida: podía intentar comenzar a escribir algo con dicha premisa.

En lo alto del documento del procesador de texto, una frase subrayada, en negrita y cursiva: He aquí las elucubraciones previas de Sócrates sobre que tenía el argumento definitivo contra la religión y a ver lo que hacía con él. Así de simple soy, a ver dónde me lleva esto. Redacté unas cuatro o cinco páginas, insinuando hechos y situaciones venideras más que plasmando su realidad presente. Creo que no las corregí, las envié directamente al señor que tenía una idea en su cabeza, para que evaluase si la misma era capaz de corresponderse con la que tenía mi papel cibernético. Recuerdo que le pareció de lujo… pero dio igual. La edad de viejóven conlleva obligaciones de viejóven, obligaciones que, si escribir no te da la vida como a los que nos solemos pasear por aquí, te apartan del papel. Es lógico, claro, mas ahí concluyó nuestra colaboración.

No obstante, por estos lares escribir sí nos da la vida, y en ese ADN se incluye no dejarnos nada en el tintero. Plasmar las palabras es mágico, pero darles la oportunidad de que existan más allá de uno mismo es un acto que les debemos. Y la historia de Sócrates se había quedado en el tintero, en una carpeta llamada “ZZZ Alfredo”. No podía dejarla morir. A pesar de que se hallaba desde hacía muchos años en el corredor de la muerte, pues nunca florecería ninguna novela de dicha semilla, podía recurrir la sentencia. Alegué que se podía reincorporar a la sociedad como relato. Era cierto que debería meterle tijera, convertir lo insinuado en explícito, condensar, embellecer, comerme la cabeza para que continuase teniendo sentido, y cabrearme porque se me había enfriado el té por tercera vez y no estaba dispuesto a levantarme una cuarta para recalentarlo en el microondas. Vamos, lo que todos hacéis, a excepción, quizá, de lo del té. Y ponerle un título resultón, claro, pero cuando se me pasase el enfado por lo del té. Pero sí: ahí había un relato. ¿Podría presentarse a un certamen con alguna opción? Sí, ¿por qué no? Y también podía fracasar con estrépito, pero ¿acaso era mejor no intentarlo? Y sí: pedí permiso a Alfredo. No había escrito ni una sola coma de lo que yo tenía delante, pero, a fin de cuentas, a Sócrates y su argumento irrefutable me los había chivado él. Era lo justo y necesario.

Un correo electrónico explícito pero intrigante a la vez (curioso, ¿verdad?) se presentó un domingo por la tarde en mi bandeja de entrada. Lo remitía la dirección de un certamen y, el cuerpo del email se componía tan solo de la palabra “Finalista” y un enlace de internet. ¿Veis cómo se puede ser explícito e intrigante a la vez? El link me envió a un post en el que, como ya me habían adelantado, me habían nominado finalista…

20190317-tabla-finalistas-2018

…en un certamen en el que, al parecer, existían más finalistas que concursantes. Supuse que, al igual que yo, en ese momento convivíamos repartidos por todo el planeta 24 personas que estábamos casi convencidas de que seríamos los únicos vencedores del mismo concurso. En el fondo, ya estaba contento de que “El legado de los vencidos” no se hubiese quedado en el tintero: me alegraba por aquella historia, me hacía ilusión haberle dado vida cuando aquel puñado de páginas ya creía estar habitando un féretro bajo el epitafio “ZZZ Alfredo”. Además, os dije que le pondría un título resultón al relato, y sé que ELDLV os ha gustado. Por lo menos, tanto como ese de “Pedro Pablo: Prosaico Proxeneta” también finalista. Sócrates podía estar contento de que no lo hubiese dejado en la estacada, aunque existiesen 23 poderosas razones contrarias al argumento de que ganaría.

Y Sócrates no ganó (que significa lo mismo que “y no gané”, pero en suave). En vez de eso, otro correo igual de explícito pero nada intrigante me nombraba segundo premio del X Certamen Internacional de Relato Breve “La Fénix Troyana”. Ya conocéreis “El legado de los vencidos” en su momento, primero dejaremos que esta centenaria revista publique su número con los relatos ganadores, obteniendo así la merecida exclusiva. Por mi parte, además de para vanagloriarme de ello como si no hubiese un mañana (que seguro que ninguno os habíais dado cuenta de ello), quería emplear este post para dos cosas. La primera, para agradecer a Alfredo Mira, que sé que me estás leyendo (de no ser así sería muy desconsiderado por tu parte, chato, que para eso te he enviado el enlace por privado), la idea original de cuyas cenizas resurgió ELDLV. En cuanto te enteraste del asunto quisiste apropiarte ipso–facto de todo el mérito, pero bueno, teniendo en cuenta que me fichaste como portero para meterme goles en propia puerta, tampoco me sorprende mucho… Gracias, colega.

Segundo objetivo de la entrada: blogueros, a vosotros me refiero. No os dejéis nada en el tintero. No permitáis que vuestras historias se mueran sin haberles dado la ocasión de estar vivas, pues quieren existir y se transmiten a través de vosotros. Dadle una oportunidad a una buena idea, y dadle una oportunidad a una mala idea, y también dadle una segunda oportunidad a una idea muerta. Quizá nos demos cuenta de que los demás querían contemplar nuestra buena idea, quizá nos demos cuenta de que nuestra mala idea no era tan mala, quizá nos demos cuenta de que nuestra idea muerta seguía viva. Sea como fuere, si escribir os da la vida, no os dejéis nada en el tintero. Da igual que la tinta te la regale la perfección eterna de la inspiración o, por el contrario, que no acabes de comprenderla adecuadamente durante una despedida de soltero: hay que darle rienda suelta cual calamar amenazado. Puede que no ganéis y, al mismo tiempo y sin lugar a dudas, ganéis.

Presto reblogueo el post que proclama inmisericorde que no gané. Es más, me tilda de finalista, palabra que, tras el fallo de un concurso, significa que has perdido. En la final, pero has perdido. Me quedo con la definición no oficial que sí me llegó por correo: segundo premio. “Segundo” significa que no has ganado, pero después arriba la palabra “premio”, y eso me gusta más. Me hace sonreír.

Un tintero vacío tiene la culpa.

La fénix troyana

20190323 RELATOS FINAL X EDICION

La X edición del certamen Internacional de relato breve “Fénix Troyana” ha contado con 290 trabajos procedentes de 20 países. El jurado del certamen eligió, tras una primera lectura, 24 relatos que pasaron a la fase final. De ellos, 16 relatos proceden de España, dos de Argentina, dos de Colombia y los otros cuatro de México, Cuba, EE. UU., y Chile.

El relato número 7, titulado “Perdido”, cuyo autor es Francisco Pascual de Valencia, ha obtenido el primer premio en esta X edición. “Perdido” es el agónico relato de ese mundo oscuro, impenetrable y despiadado en que sumerge al que la padece esa cruel enfermedad, el Alzheimer. Francisco Roger, coordinador de este certamen internacional, nos habla de la obra premiada: “A través del inocente relato de un enfermo, con un estilo fresco, ágil y directo el autor transmite al lector el terrible transcurrir de una jornada de preguntas…

Ver la entrada original 442 palabras más

Volver a encontrarte

Sé que estás por aquí, es casi como si pudiera sentir tu presencia. No obstante, entiendes muy bien que, aunque te viese, sería incapaz de reconocerte. Y tú sabes que esa es tu mejor baza. No existe un patrón temporal específico para realizar el expurgo en esta biblioteca, porque la decisión se toma en cuestión …

Sigue leyendo Volver a encontrarte

Una terrible visión

¿Capítulos cortos o largos? Desconocemos si Stephen King tiene opinión al respecto, es más una cuestión que lanzamos al aire sin preocuparnos de lo que puedan aconsejarnos los asesores literarios (lo cual no quiere decir que no nos importe, que los despreciemos o que no podamos juzgar interesante su opinión). Sabemos per se que la …

Sigue leyendo Una terrible visión

Stephen King

Spoiler: esta entrada no versa sobre Stephen King. Con las musas ausentes, probablemente solazándose en la piscina que ahora mismo tan solo ella disfruta, o al menos eso podría darnos a entender el termómetro, quedaba claro que no sabía sobre qué escribir. No obstante, lanzando miradas furtivas a una hoja en blanco, cabría cuestionarse si …

Sigue leyendo Stephen King

La mejor mitad

Una piscina de diez metros de longitud, con un escueto anexo en una punta para permitir unas escaleras de obra y un tobogán azul de dos metros de altura en el otro extremo. Esa era mi musa. Cuando ya todos se habían acostado, nunca antes, abandonaba la casa y llegaba a la piscina para quemar …

Sigue leyendo La mejor mitad

De aquí a Lima

Como aquí somos todos muy listos conocemos de sobra la expresión “de aquí a Lima”, pero por estos lares nos visitan oriundos de otros países que corren el riesgo de que, si el traductor les devuelve un “from here to Lima”, le van a preguntar en voz alta “But what are you telling to me?”. Bueno, no le dirán eso exactamente, sino algo bien expresado y no este speaking in silver del que hemos hecho gala. Así que vamos a definir la expresión, esperando que los que la conocéis no nos dediquéis un sarcástico “Do you say me or do you tell me?”, o sea, “¿Me lo dices o me lo cuentas?”.

Un diccionario de internet tan cutre que ni siquiera lo enlazamos define “de aquí a Lima” como una fórmula de comparación para dar a entender que una persona o cosa supera ampliamente a otra de forma considerable, o que posee u origina algo en abundancia. El ejemplo del primer caso sería “tu blog es más divertido que el de LCDOM de aquí a Lima”, y del segundo, “porque el Otro Mundo me aburre de aquí a Lima”. Como es una expresión de origen español se toma Lima, capital de Perú, como la ciudad de relevancia más lejana a España en la época en que la mayoría de territorios de sudamérica pertenecían al Imperio Español, pero a ese en el que nunca se ponía el sol. Ya ha llovido, y eso que aquí no llueve mucho. De hecho, desde entonces ha llovido de aquí a Lima.

El problema es que los conciudadanos sitos en la Península Ibérica no habían pensado al acuñar dicha frase que esta también podía asentarse como expresión de uso común en el Nuevo Mundo, y claro… Allí Lima les pilla demasiado cerca como para referirse a esa ciudad como un paraje exageradamente remoto. ¿Qué pensaría un limeño si uno de sus paisanos le dijese que su coche corre más que el de él de aquí a Lima? ¿Que llegaría antes al Ayuntamiento en una carrera? ¿Pero desde dónde sería la salida? ¿Desde San Juan de Lurigancho, desde Chorrillos, desde el patio de su casa? Así que como el lenguaje está siempre en constante evolución y que se ahorraría gasolina evitando carreras por el centro de Lima, al parecer la expresión varió por aquellos lares a la frase hecha “de aquí a la China”.

Así que, por silogismo aristotélico, en China para manifestar el mismo significado lo harán con la expresión 從這裡到西班牙, o sea, “de aquí a España”. Una vuelta al mundo en un periquete que deja a la altura del betún la de Phileas Fogg, que necesitó ochenta días para realizar la que nosotros hemos culminado en tres frases. Aunque claro, el bueno de Fogg no pisó España, ni pasó por China, ni visitó Perú, y seguramente fue eso lo que le lastró. La próxima vez le hará más caso al itinerario de vuelta al mundo que le ordene Google Maps, seguro. Pero ya viene siendo hora de que, tras tantas divagaciones, os preguntéis: “¿Para qué todo este jaleo con “de aquí a Lima?”. Pues porque nos disponemos a realizar una afirmación grandilocuente, sí, y es la siguiente:

Las crónicas del Otro Mundo tiene reseñas de aquí a Lima”.

Pero después de todo el rollo que os hemos soltado con el significado de la expresión, nos retractamos. No, con dicho enunciado no queremos decir que nuestra novela tenga muchas reseñas. Lo que afirmamos es que LCDOM tiene reseñas desde aquí…

De aquí a Lima

…hasta aquí, y todo gracias al blog literario de Mocca Méndez “Confesiones entre paréntesis”, que ha permitido al Otro Mundo alcanzar su tercera reseña en tierras hispanoamericanas, además de subirnos el ánimo con su crítica y hacernos sospechar que le gustan los ornitorrincos (aunque es una mera conjetura, claro).

Así que finalizamos agradeciéndole a Mocca su reseña, y esperamos que la disfrutéis, como poco, de aquí a Lima.

Confesiones entre Paréntesis

portada 2ª ediciónSinopsis

Una novela de ficción distópica proyectada sobre la psique humana. Si, tal como afirman algunos científicos, existe una consciencia global que nos conecta a todos, una “psicoesfera” en la que habitamos de manera inconsciente, entonces ¿puede ser esta manipulada? Y, si así fuera, ¿con qué intenciones se realizaría dicha manipulación? Un universo habitando en nuestros subconscientes… ¿Qué clase de naturaleza podría albergar ese plano alternativo de la existencia por el cual fluirían nuestros pensamientos sin ni siquiera darnos cuenta? Estas fueron las preguntas que prendieron la chispa para que los autores comenzaran este viaje.
Frank Hopper ni siquiera tiene ese nombre. En realidad, la vida del sujeto A-107, no tiene más sentido que el de participar en una serie de experimentos sobre el subconsciente colectivo junto a otros niños con capacidades psicológicas similares a las suyas. Durante la guerra fría, las dos superpotencias mundiales, con tal de encontrar aplicaciones…

Ver la entrada original 1.096 palabras más

La chica que no era azul

Hoy estamos dispuestos a hacer una confesión. Antes de que os enteréis por los programas de cotilleos o por la vecina del quinto que ha visto esos programas de cotilleos, pero por casualidad, haciendo zapping, porque ella siempre te deja claro que no ve esas cosas, vamos a revelar sin pudor alguno que Vistinu, nuestra …

Sigue leyendo La chica que no era azul

Noche de Paz

Se diría que vivimos días inciertos, pero estaríamos mintiendo. Quien generaliza, como es evidente, se equivoca, porque no todos los seres humanos actúan igual, pero aun así lo haremos. Y retomando el hilo, no son días inciertos porque, en realidad, siempre los hemos vivido de una u otra manera. Las personas siempre se han odiado. …

Sigue leyendo Noche de Paz

Somos Gardel

Está claro que, cuando un ilusionado escritor novato consigue publicar su primera novela, el sueño inmediato del mismo es que su historia se disperse hacia todos los puntos cardinales, conquistando todos los territorios inexplorados por sus letras. Lamentablemente, poco (o mucho) tiempo después el autor se da cuenta de que su libro no es precisamente Alejandro Magno en cuanto a apoderarse de nuevas tierras y lectores por él mismo, y que necesita un empujoncito para llegar a la gente.

Un empujoncito con la potencia de la bomba atómica, porque de lo contrario su novela apenas llegará más lejos del salón de casa, lo cual sería una pena porque en realidad el autor ya se ha leído su libro y tiene la esperanza, o al menos eso sospechamos, de que le gustaría que alguien más lo hiciese.

Hoy en el Otro Mundo estamos muy contentos porque hace no mucho, por medio de un concurso, empujamos a un ejemplar al océano. No para que se bañase, sino para que cruzase nadando todo el Atlántico y se dispusiese a conquistar inexplorados territorios allende los mares. Como después comprobamos que el libro en papel se mojaba y no tenía pinta de poder llegar sano y salvo a aquellas nuevas tierras, decidimos que era más seguro que navegase por internet hacia el hogar de la ganadora.

Y así ha sido como LCDOM ha conquistado una tierra en la que se puede aspirar y a los Grammy, o así lo expresa cierto oriundo de aquellos lares a saber con qué aviesas intenciones. Lo cierto es que no se puede negar que algún que otro desconocido entone no del todo mal canciones que nadie ha escuchado jamás, para qué ocultarlo. También son mucho de darle a la pelotita, por lo visto. Se rumorea que entre todos esos que sudan persiguiendo un balón (y que cobran burradas por perseguirlo que pesan más que un ejemplar de LCDOM, a saber qué habrá dentro del susodicho balón para ir todos detrás de él como posesos) hay alguno chiquito pero matón. Resumiendo: que el Otro Mundo arribó a otro mundo en los que se encuentran famosos y variopintos tesoros.

Pero para nosotros el auténtico tesoro de la nación va dando saltos en el viento y se llama Coremi, la ganadora del sorteo internacional con motivo de nuestra segunda edición. Su victoria abrió de par en par las puertas de Argentina a un humilde ejemplar de LCDOM, y no veáis lo bien que queda en el mapa agregar dicho país a los visitados por nuestra historia. Bueno, mejor dicho: sí, vedlo, que para eso el mapa está en la columna derecha del blog. ¿Para qué iba a estar ahí, si no?

¡Pero no acaba ahí la cosa! Nuestro tocho ya ha sido procesado de cabo a rabo por Coremi, y dicha benefactora ha tenido a bien parir una nueva reseña desde el Nuevo Mundo. Es cierto que piensa que los autores de LCDOM son el dúo dinámico (menos mal que no nos ha oído cantar), pero como no estamos dispuestos a lanzar un disco (ni falta que hace) nos sentimos muy honrados de compartir con vosotros una crítica más del Otro Mundo. ¡Gracias, Coremi!

Saltos en el Viento

NOTA INTRODUCTORIA(QUE SE PUEDEN SALTEAR SI ASÍ LO DESEAN. LA OPINIÓN DE LA NOVELA COMIENZA LUEGO DE LA LÍNEA, SÍ LA LÍNEA): Probablemente esta sea la entrada más difícil que he tenido que escribir hasta ahora, esto de tener un blog como pasatiempo de repente se ha convertido en algo serio, en donde jugar con la escritura se ve algo trastocado por una palabra: presión. La presión de que mi opinión por primera vez, y sospecho que última, será leída por los mismísimos autores. Asique tengo dos puntos que espero llegar a cumplir:

a) Hacerle justicia a la historia.

b) Que los lectores frecuentes de SV no crean que por ser seguidora del blog de los autores estoy siendo complaciente. Si me pagaran quizá lo haría, pero no es el caso: Las Crónicas del Otro Mundo no auspicia este blog, y ya que estamos ninguna otra marca…

Ver la entrada original 814 palabras más