Fracasa mejor

¿Por qué sigues intentándolo? Siempre te pasa lo mismo, lo lógico, lo inevitable: crees que envías magia a un certamen, pero el filtro del jurado, el suero de la verdad, te devuelve el resultado real. Fracaso. Una y otra vez, fracaso. No era magia, sino mierda, y así es como te sientes. Como una mierda, como una auténtica mierda, como una gigantesca y colosal mierda. ¿Creías que eras bueno? Pues fíjate, hay tres relatos galardonados, hay dos áccesits y casi casi le dan una mención especial a uno que pasaba por allí. Después se han seleccionado cantidades ingentes de obras participantes para publicar en una antología del certamen; están todos, rematadamente todos los demás participantes. Todos menos tú. La ausencia total, completa y absoluta de tu relato, lo que tú pensabas que era magia, ante tamaño festival de “toda narración a la que no le falten acentos será premiada”, te descubre como lo que es tu pequeño cuento. Una mierda. Tan mierda como lo que te sientes.

Y mientras te sientes una mierda, y piensas que no vales para nada, y no te explicas cómo osas atreverte a participar en un concurso donde lo que se pide es escribir, que es una cosa que te acaban de dejar claro que tú NO SABES… investigas la existencia de otro certamen. Te han dicho que no vales, e incluso puedes llegar a creértelo, pero eso no significa que te encuentres dispuesto a asumirlo. ¿Has fracasado? Bienvenido al club. Tenemos un mensaje para ti:

FRACASA MEJOR BECKETT

Es gracioso que Beckett nos pueda llevar a rebelarnos con esta máxima, pues nada más lejos de su intención al acuñarla. No obstante, le gustase o no, pensar en ella mueve a recoger ese fracaso, abrirlo en canal y hacerle la autopsia. Extirpar aquello que apesta, evidenciar por qué se ha fracasado, tenerlo claro para volver a crear magia, volver a engalanar magia, volver a enviar magia… y volver a encontrar el polígrafo de otro jurado cuyo análisis demuestra que no era magia, sino más mierda, y volver a sentirse como tal, y volver a fracasar. Y regresar al bucle con más ganas; sintiéndote una mierda, pero una mierda motivada. ¿Por qué volver a fracasar?

Porque llega el día en que no fracasas. No significa que dejas de fracasar, porque volverás a reincidir en posteriores intentos, pero ese día en el que la magia se convierte en galardón borra todos los descalabros anteriores. Revierte el contador de fracasos, lo deja a cero. No importa que sea un primer premio que un segundo, que un tercero, que un áccesit, que una mención especial: desvanece todas las caídas anteriores y lo único que cuenta es que lo has conseguido. No importa si realmente has ganado algo o no: eso que ha brotado de tu cabeza lo ha logrado. Enhorabuena. Has fracasado, y después has vuelto a fracasar, y tras ello has fracasado mejor, hasta que dejaste de fracasar. En serio, enhorabuena.

Por eso, recordando la mal entendida cita del dramaturgo, me enerva. Me enerva no haber luchado más por el Otro Mundo, dado que, hastiado de fracasos, dejamos de buscar reseñas. Me enerva el hecho de, hastiado de no recibir respuesta un correo tras otro, no haber bregado más por intentar que la editorial cumpliera su promesa de rebajar el libro electrónico. Me enerva dejar morir a LCDOM porque, hastiado por mi propia incapacidad, no he sabido mantener el ciberespacio a su nivel. Me enerva fracasar sin intentar fracasar mejor, aunque sea porque desconozco el camino correcto para optimizar este fracaso.

Me enerva dejar morir a LCDOM porque, sinceramente, el Otro Mundo tenía más cosas que decir de las que ha conseguido mostrar.

Fracasaré mejor en adelante. Fracasaré mejor en las historias que están por venir, fracasaré mejor en la blogosfera, fracasaré mejor en nuestra próxima novela, fracasaré mejor porque esta verá la luz aunque ahora nos movamos entre tinieblas. Fracasaré mejor porque es lo que hago: fracaso, me levanto, vuelvo a fracasar, me vuelvo a levantar, vuelvo a fracasar, me vuelvo a levantar… Hasta que llega el día en que dejo de fracasar y lo consigo.

Ya sabéis de lo que hablo, también os ha pasado.

 

47 comentarios en “Fracasa mejor

  1. Hace años dejé de sentirme así por los jurados y los editores y la mierda capitalista que te termina convenciendo que triunfan realmente los buenos. Algunos buenos… los demás son basura pero tienen contactos o tal vez tocaron el tema “ vendible” ect. No me importan más y escribir sigue siendo mi terapia así que escribo y algunas veces les leo a otras otros mis textos y si les despierto una emoción me doy por satisfecha.

    Le gusta a 4 personas

    1. Es cierto que, si la recompensa de escribir no es endógena, si escribir deja de ser una recompensa en sí misma para nosotros, perdemos el objetivo y, lo que es más importante, la auténtica satisfacción que esta actividad reporta. No obstante, no dejamos de ser humanos y la vanidad suele aguijonear en algún momento, buscando el reconocimiento fuera en vez de en nosotros mismos. Ese ha sido el desliz. No importa mucho, siempre que no perdamos de vista el objetivo: obtener satisfacción a cada palabra que plasmemos, per se. Nos alegramos de que no pierdas el objetivo, es importante que escribamos por el mero placer de hacerlo.
      Muchas gracias por pasarte, ¡un saludo!

      Le gusta a 3 personas

    2. Maria Luisa, Ultimamente no te sigo, porque con mi vida en este tiempo casi no tengo tiempo para nada, pero siempre me ha parecido que tus escritos estan genial (Los comentarios en tu blog los tenias cerrados y no he podido comentar nada jejejeje). Como comentas,los concursos y sus jueces tampoco hay que tomarlos muy en serio. La verdad es que no me gusta participar en concursos porque el criterio que suelen tener para seleccionar se basa en el gusto generalizado y la posibilidad de venta, y eso a mi no me interesa.

      ¡Nos leemos!

      Me gusta

    1. Como bien dices, la recompensa al escribir debe ser endógena, porque si no se pierde el objetivo de vista, que no es otro que hacer lo que te gusta. En ocasiones es inevitable buscar reconocimiento, qué le vamos a hacer, pero se trata de no perder el mundo de vista.
      Vamos, que de acuerdo contigo, pero con más palabras.
      Muchas gracias por pasarte, Manuel. ¡Un saludo!

      Le gusta a 1 persona

  2. Fíjate si te has pasado que las dos entradas que wordpress me recomienda supuestamente relacionadas con la tuya llevan en el título la palabra «mierda». Y una de las dos en la foto también y acabo de comer.
    No será para tanto que algunos premios ya te has llevado, que hasta te han dado un ramo de flores, que lo vi yo. Y de todos modos, todos sabemos que no ganar un concurso no quiere decir que el relato sea malo…
    Qué gracia, no sabía yo que la intención de Beckett con esas frases era otro. Curioso.
    Ánimo con esos fracasos, intentos y de todo. 🙂

    Le gusta a 2 personas

    1. Sí, vamos, que hasta wordpress opina que el último post de LCDOM es una entrada de mierda… Bueno, pues si lo dice el jefe, ¿quienes somos nosotros para contradecirle? Lamentamos cualquier posible arcada que el cluster de nuestro ‘Fracasa mejor’ haya podido instigar, nada más lejos de nuestra intención que disturbar el funcionamiento gástrico de una SRT.
      El ramo de flores es la primera dosis gratis, te lo dan para que te enganches y después, si quieres ganar más premios, tienes que pagarlos. ¿O no funciona así? Porque algunos premios parece que los regalan, y no hablamos del Azorín…

      Le gusta a 2 personas

    1. ¿Audiolibro? Pues, tratándose de tamaño tocho, ¡pobre narrador! Se le iba a ir la carrera profesional con una sola novela, y después iba a pedir la prejubilación con tanto arquero y tanto bicho suelto. Pero por nosotros que no quede, nos sumamos a la turba demandante.
      Y a Netflix, ¿qué le pedimos exactamente? Película, serie, miniserie (bueno, en todo caso el tocho da para 80 miniseries), serie de anime (lo vemos bastante claro ahí)… Bueno, igual hay que pedirlo todo para que nos acepten uno, así que repartámonos el trabajo: tú infórmate sobre dónde se echan las instancias, que nosotros nos encargamos de ir abriendo el monedero para los derechos de autor. ¡Trabajo en equipo siempre!

      Le gusta a 1 persona

  3. Solo se fracasa cuando se tira la toalla, y, aún y así.., ni eso. Al final somos responsables de nuestras propias decisiones; aquello que decidimos es nuestro éxito porque va para delante. Ni morir es ningún fracaso porque está establecido por ley natural que cuando no hay opción para la vida, la vida se va a otro lugar más adecuado. Solo fracasamos cuando dejamos que otros manejen nuestras opciones.., pero, al fin y al cabo lo hemos permitido, así pues.., ha sido nuestra decisión, por lo tanto es un éxito; no existe el fracaso.

    Le gusta a 1 persona

    1. El fracaso no como ente verdadero sino como concepto subjetivo, que exclusivamente puede aparecer cuando queramos valernos de él para saltarlo por encima, como desafío, como excusa para la superación… Pues no es mala idea, oye. La única manera de fracasar es fracasar mejor, y ni eso.
      ¡Sí, lo compramos!

      Me gusta

  4. Pues yo, a quien no gusta la literatura fantástica, he leído vuestro libro y me ha gustado y lo tengo en formato digital y en papel… conmigo no habéis fracasado y con mucha más gente, aunque sea un mícroscópico consuelo, lo sé.
    Y seguid intentándolo, en la vida se suceden los fracasos unos detrás de otros, fracasa uno en el amor, en el trabajo, con los hijos, con la familia, fracasa uno consigo mismo, pero sigue adelante y con la cabeza alta porque lo ha intentado y lo va a seguir intentando. Como vosotros. Que no se diga que no tenéis la fortaleza de vuestro Lobo.
    Un abrazo.

    Le gusta a 2 personas

    1. No es un microscópico consuelo, no. ES VIDA. Que tú puedas mentar a Lobo, que sepas quién y cómo es, que hayas tenido a bien permitirle la existencia fuera de las dos cabezas que lo engendraron, es VIDA: para él, ya que no la tiene si no es a través de un lector que lo descifre, y para nosotros, porque somos sus padres y ya sabes lo que se siente cuando alguien permite estar vivo a tu escrito. Era importante reseñar eso primero: de microscópico consuelo, nada de nada. Cada uno de vosotros que le habéis otorgado la oportunidad a LCDOM, para bien o para mal, es un éxito rotundo, sin paliativos y ampliamente celebrado. Por ello, a ti como comentarista y al resto por extensión, os ofrecemos gratitud eterna desde el Otro Mundo. Hemos fracasado con aquellos lectores que han decidido no acabárselo o no les ha gustado, y no por ese hecho en sí (porque para gustos, colores, y todo lector tiene derecho a no leer algo que no le gusta), sino porque estos no nos han hecho conocedores del porqué no les parecía digno, y sin conocer nuestros errores no podemos enmendarlos y mejorar.
      Por lo demás, sí, tienes razón: debemos seguir intentándolo. Se nos hace difícil, pero ¿y a quién no? Probablemente la vida no nos lo ponga tan difícil como a Lobo, así que tendremos que aprovechar las oportunidades cuando se presenten.
      ¡Abrazos, Estrella!

      Le gusta a 1 persona

  5. Ya sabés que no soy escritor. Soy maestro y he escrito cosas, he tenido diferentes blogs etc.
    A veces creo que soy un fracasador sistemático y que me engolosino con el fracaso y que por eso sigo intentando… parezco Becket… No mentira.
    Lo que pasa es que intentar me mantiene vivo, me gusta la adrenalina de la lucha, del combate por una causa. Me apasiona la sensación de pararme con las rodillas lastimadas después de haber caído.
    El sentido de la vida es la emoción, la pasión, dejarnos arrastrar por cierta locura controlada. El fracaso le da sentido a todo esto.
    Uy me pasé de rosca.

    Le gusta a 1 persona

    1. Entonces, es tratar el fracaso como herramienta de progreso, como el listón que hay que exceder porque sin listón no hay objetivo que superar. Pues también nos vale convertir el fracaso en ese concepto, y si además le aporta épica al logro (y eso, a su vez, añade motivación extra), pues mejor todavía. Si es así como lo sientes, ¡ánimo y a por el próximo fracaso/triunfo en ciernes!

      Me gusta

    1. Tu comentario nos ha recordado a una de las dedicatorias que plasmamos en LCDOM:
      “Dedicado […] para los que nunca creyeron: atreverse es decirle ‘no’ a lo imposible”.
      Con lo cual, ya te puedes imaginar hasta qué punto estamos de acuerdo contigo.
      ¡Elefante mode ON!

      Me gusta

  6. Interesante la reiteración de la palabra fracaso. A lo largo del texto me han ido viviendo varias ideas que guardo en la memoria casa vez que las cosas se ponen feas con visos de acabar sin final feliz, soñado o esperado, el mismo resultado de corte y cierre.
    En primer lugar, uno de los errores de la mente humana es la incapacidad de ser objetivo, hay al menos otros 32 más, si quieres saber más, el libro que los explora se llama “El arte de pensar”, autor Rolf Dobelli. Muy ameno, en su capítulo primero justamente habla del fracaso, con una frase que dice “El cementerio está lleno de buenas ideas”, la rescato siempre que empiezo con una idea o un proyecto y pienso que creo infalible, un buen consejo para mantener la sangre fría mientras la ilusión me corre por la venas.
    En ese mismo libro, el capítulo siguiente explica “La ilusión del cuerpo del nadador”, con una pregunta, ¿Nadar bien hace cuerpo de nadador, o tener cuerpo de nadador hace que nades bien? Te puede gustar mucho escribir, y no tener don con el que conseguir la maestría, él éxito, y a pesar del tiempo y dedicación, llegarás a ser mediocre con suerte. Que conste que hasta donde he leído de Las Crónicas, en mi participar opinión, me parecen geniales. Ya te comenté que me las leí del tirón, todavía recuerdo la que empecé en primer lugar, la de la revancha del abuelo, porque me sorprendió encontrar una lectura tan ingeniosa y entretenida, descubierta de casualidad …y gratis 🤗
    Y como me parecen unos relatos para triunfar (no te sabría decir si para premio Planeta, pero siquiera para no tener que andar escribiendo y reescribiendo, borrando y tachando, creyendo que no procede, te confesaré que tengo mis sospechas de que todos los jurados y concursos, están amañados. En realidad, pocas veces gana el mejor para el premio considerado, salvo que coincida que cae simpático, se vende bien, tiene buenos padrinos, o dinero.
    Si quieres saber si gustas a la gente, pregunta directamente, y si quieres ganar dinero, enfócate en el negocio.
    Y ya la última idea, que decía la abuela de un conocio mío, que decía, “Helarte es pelarse de frío”. 🤣🤣🤣
    Un saludo, espero seguir leyendo tus relatos con gusto.

    Le gusta a 1 persona

    1. Aunque por aquí ninguno tenemos cuerpo de nadador, está claro que cualquier paso adelante que ha dado LCDOM, sea novela o blog, ha sido gracias a la perseverancia. Ya por separado, al ser dos autores, se podría discutir si uno ya nació nadador y el otro se ha hecho a base de esfuerzo; no obstante, también carece de importancia. El esfuerzo conjunto ha construido cosas de las que nos podemos sentir orgulloso, con independencia del grado de talento innato y constancia que cada uno haya aportado por su parte. “Las crónicas del Otro Mundo” son algo bonito que podemos celebrar: nunca podremos considerar nada del Otro Mundo como un fracaso real.
      Ya respecto al tema de los certámenes, los fallos de los concursos organizados por los grandes grupos editoriales parecen claramente dirigidos a vender al autor que deciden en cada momento, con lo cual el ganador ya está decidido mucho antes de publicar la convocatoria. No supone una declaración arriesgada, puesto que es algo que todos sabemos (no con una certeza del 100% porque nunca vino un miembro de dichos jurados a chillárnoslo a la cara a nadie, pero no hace falta ser Sherlock Holmes para atender a las pruebas). Ahora bien: declaro solemnemente que no todos los certámenes literarios están amañados, pongo la mano en el fuego por ello. Más que nada porque, si fuese así, nunca habría ganado ninguno. Cierto que son concursos cuya recompensa es exigua (o no monetaria), pero… ¿acaso esos no valen? Joder si valen, menudo subidón de orgullo asciende desde el estómago cuando te los otorgan… Y ganarlos tiene mucho más mérito que aquellos con 45000€ de premio, porque, al contrario que ese, dicho primer puesto no te lo regala un directivo a través de un jurado vendido.
      (Que no te digo yo que no prefiriese los 45000€ al mérito auténtico, oye, pero ya que no se puede escoger el dinero…)
      Hala, ya nos hemos desfogado todos a gusto en los comentarios. ¡Gracias por pasarte y darnos pie a soltar el rollo!

      Pd: Lo de “Helarte es morirte de frío” también lo dice mi padre!

      Le gusta a 1 persona

  7. Nunca es tarde para seguir luchando. Puedes caer pero levántate, porque la fe es lo último que se pierde, porque mientras haya público que te lea, que crea en ti, hay esperanza.

    Y no, dudo que lo vuestro haya sido un fracaso, quizá os sintáis así, pero ésa no es la realidad. Muchos lectores lo demuestran al haber creído en vuestro libro, al disfrutarlo. Y puede que algunas veces no elijan tu relato en un concurso, puede que una temporada tengas menos inspiración, pero ahí fuera hay público esperando a lo que tengáis para ofrecerle, gente que ha disfrutado y disfruta leyéndoos, y el público es el jurado más importante.

    Le gusta a 1 persona

    1. Pues mira, sí. Caer está permitido, pero levantarse es obligatorio. Y no se puede fracasar en un blog si te leen, te comentan y te animan a seguir; de hecho, eso es lo contrario a fracasar, independientemente de que la cifra de respuesta sea un millón o una persona.
      Seguiré probando fortuna, seguiré fracasando, y, además, cada vez fracasaré mejor, y lo compartiremos entre todos. Y cuando deje de fracasar, lo celebraremos entre todos.
      ¡Gracias de antemano por celebrar nuestra próxima victoria!

      Le gusta a 1 persona

  8. Sabes, yo no soy escritora, yo no entiendo de certámenes, yo leo y si me gusta sigo leyendo. El creador de la bombilla hizo 1.000 prototipos antes de patentar la que funcionaba y cuando un periodista le preguntó que si no sentía que había fracasado en su objetivo, éste le respondió que para nada, tan solo había encontrado 1.000 maneras de cómo no hacer una bombilla. El fracaso es algo que nos marca nuestra mente al imponerse unos objetivos determinados por el ego que se hace el importante y al no llegar (casi nunca se llega) salta el juez inquisidor que llevamos dentro a juzgarnos cruelmente. No permitas que estos dos se traguen al niño interno que llevamos dentro porque él es el que sabe dónde está el éxito. Por cierto, la mierda es el mejor abono!

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Lo de “la mierda es el mejor abono” no me lo esperaba! Menudo giro inesperado para concluir el comentario, igual no eres escritora pero ese final sorprendente lo firmaríamos muchos aspirantes a autor…
      Siempre podemos cambiar la palabra ‘fracaso’ por ‘intento’, y dar por hecho que, si no se intenta, no se puede alcanzar el objetivo. El fracaso al que yo hago mención es cierto que me jode, pero al mismo tiempo me espolea: no me incapacita para continuar, sino que me obliga a vomitar la decepción para, una vez fuera, ya no sentir su lastre.
      ¡El niño está a salvo!

      Le gusta a 1 persona

  9. Hola, buenos martes a todxs:

    Podría tratarse de un simple malentendido, ¿no?

    ¿Cuál era la idea inicial, plan, meta o propósito?

    1. ¿Dedicarse a escribir?
    2. ¿Pasar cierto tiempo concreto -o no- juntando letras?
    3. ¿Ser escritor?
    4. ¿Escribir libros?
    5. ¿Publicarlos?
    6. ¿Ser famoso?
    7. ¿Ser querido?

    Me explico.

    Si la meta era (2), ¿qué fracaso puede haber tras cumplir el periplo? (Salvo que haya sido: 2+6.)
    Escritor (3) es un título. No una actividad.
    ¿Te interesa la actividad misma o el título?
    ¿Los dos? ¿Uno más que el otro? ¿No lo sabes? ¿Te interesa? Decídete.

    En lo que respecta a escribir libros (4):
    Quien se adentra en la aventura de la escritura, en la selva de las palabras, los textos y las historias, no sabe, en realidad, adónde se dirige. Si lo supiera, no sería una aventura, ni siquiera una expedición.

    Ya lo dijo alguien (Juan Bonilla, creo): si hay demasiados preparativos, no es un viaje, es una excursión. El viaje está entre la excursión y la huida.

    Quiero decir que, si tu meta es escribir libros, entonces podrías terminar escribiendo cualquier cosa solo por/para cumplirla.

    Cumplir con (6), imagino, no debe ser fácil. Y tampoco creo que sea muy saludable.
    Pero, claro, eso no lo puedes saber hasta que no lo vives.

    Con todo, si esa era la meta, ¿no sería más práctico intentar salir desnudo/a en el próximo partido de la Liga, cuando se reanude y sea todo un acontecimiento mundial? (Advierto que a mí no me interesa la farándula del fútbol, solo jugarlo.)

    Lo anterior también vale para (7):
    Con la ventaja de que a nadie a ningún juntaletras se le ha ocurrido antes, por lo que podría funcionar: ya saben, el insondable misterio humano.

    Finalmente, en cuanto a publicarlos (5):

    Ese es, sencillamente, otro oficio, otra sección o división.
    Jugar (al) fútbol y vender camisetas son dos cosas tan diferentes, como el Bernabéu y El Corte Inglés.

    Unas productivas, entretenidas e interesantes vacaciones coronarias desde Alemania, donde (por ahora) me entretengo observando y rastreando la naturaleza humana en tiempos de crisis.

    Estás en la Tierra. Eso no tiene cura, como también decía Beckett.

    Un gran codazo a todxs

    HjorgeV

    Me gusta

  10. Te felicito por el artículo. Estoy completamente de acuerdo contigo, una cosa es escribir para lucrarse, (lease económica o fama y prestigio) y otra por la necesidad vital de expresar tus ideas más brillantes. Estoy convencida que el escritor siempre se retrata en su obra, por tanto, algo de sí queda al descubierto en su obra y eso no tiene precio. Yo he escrito una sola novela en la que me he volcado para expresar el sentido de la existencia desde mi punto de vista ¿A cuánto se puede vender este relato?¿A quién le interesa mi opinión? Para mí sin duda que no tiene precio, (de hecho, todos los beneficios son para una obra benéfica) pero me encanta ir comentándola poco a poco en mi web, donde gratuitamente me comunico con todos los que me seguís.
    Me alegro de ser tu compañera bloguera
    Mary Carmen

    Me gusta

  11. Un placer de leerte y saludarte, ciertamente cuando las cosas no salen como es deseamos y mas cuando depositamos en ello esfuerzo, sueños y aspiraciones, es muy difícil aceptar o comprender porque no resultó … pero nunca debemos pensar que fue un fracaso, Thomas Edison al inventar el bombillo después de mil intentos sólo dijo que fueron fracasos solo pasos necesarios para lograrlo. Tu al final de tu relato también lo reconoces y es grande el mensaje, por mi parte seguiré dando mis pasos esperando llegar a la cima. Saludos desde Costa Rica.

    Le gusta a 1 persona

      1. Saludos a la distancia, entendí muy bien el mensaje de tu pensar y lo comparto más he participado en varios concursos y ni para consolación y siento que: Madre, clamando amor, o EL pescador son demasiado buenos, de repente debo mejorar o quizás no he tocado la puerta correcta, al final disfrutó escribir y es mi pasión, hoy tengo un total de 10 poemas con la idea de hacer un nuevo poemario, aunque aveces me dan ganas de hacerlo en WordPress para someterlo a sus valiosos comentarios. Saludos desde Costa Rica no se vale dejar de escribir, pura vida.

        Le gusta a 1 persona

  12. Me encanta ver tanto sufrimiento en un texto acompañado del no me rindo pese al daño que me están causando mis propias aspiraciones. Bravo. Un gran texto, gracias por seguirme porque me ha hecho llegar hasta aquí.
    No somos nadie magia, pero suele sentar bien escucharlo o leerlo.
    Yo no tengo intención de engañarte.
    Así que te digo que me parece precioso ese sentimiento de fortaleza que creo percibir detrás de tu escrito 😁😁😁😁

    Me gusta

    1. WordPress debe haber traspapelado este comentario porque no quiere que me animen a fracasar más veces, pero no había tenido en cuenta que, si soy capaz de fracasar y levantarme, también debo serlo para encontrar comentarios que me había escondido.
      Después de (intentar) justificar la tardanza en la respuesta, estoy en condiciones de añadir que, tras publicar este post, he fracasado un par de veces más… Pero aquí seguimos, confiando en que alguna próxima entrada refleje que volvimos a tumbar al fracaso.
      Gracias por pasarte, Nora. ¡Un saludo!

      Me gusta

    1. Ojo, que si se trata de perfeccionar una y otra vez la misma mierda, puede llegar el momento en que deje de serlo y la mierda dejará de ser una mierda. Y si no llega a triunfar, tras tanto perfilamiento, puede llegar a ser una mierda que huela bien. ¡Todos ganamos!
      Gracias por el comentario, Rocío. ¡Un saludo!

      Le gusta a 1 persona

      1. Pues nos asustas sobremanera con tamaña aseveración, dado que, que nosotros sepamos, el formato físico sigue disponible en Amazon (aunque tampoco ponemos la mano en el fuego, pues no sería la primera vez que la editorial etc. etc.). Te copiamos el enlace de Amazon en formato papel que a nosotros nos dice que sigue disponible, aunque si ese no funciona siempre se puede conseguir en la web de la editorial. Los distintos enlaces están en la columna derecha del blog, de todas formas.
        ¡Gracias por la curiosidad mostrada por el Otro Mundo!

        Le gusta a 1 persona

      2. Pues no sé demasiado bien porqué, el enlace que me pasas hacía referencia a la primera edición del formato físico, que no permite comprar dado que dicha edición que está descatalogada porque la segunda no es una reimpresión sino un ave fénix hecho ejemplar de LCDOM en toda regla. En fin, espero que el enlace proporcionado funcione correctamente, que para eso el Sr. Amazon se gana su buen dinero.
        Gracias a ti, ¡faltaría más!

        Le gusta a 1 persona

  13. Por ello finde masticadoresdeletras, aquí no hay fracaso, hay lectores de carne y hueso. Ya tengo una edad que sacó un libro y no aviso a nadie, ni a mí editorial Fleming. Escribir es una pasión que no depende del éxito o fracaso, sino de uno, su autoobligacion y lectores. Un abrazo j re

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s