Otro Mundo hecho a medida

“-¿Le has pillado tú el gustillo a eso de repartir recados, verdad? A ver si te envalentonas demasiado y nos da por encargarte una petición chunga, para devanarte los sesos… (Sin que ningún Bones tenga que probarlos tras el esfuerzo, claro)

-Ya sabéis que me tiro a la piscina sea como sea, tengo experiencia en parques acuáticos 😉 😉

-Vale, vale, pues tú lo has querido: a ver cómo sales de esta.
Quizá recuerdes así vagamente que un día (multiplicado por muchos, muchos otros) te leíste un buen ladrillo en el que salían muchos animalitos y una tipa azul muy chunga. Pues bien, nos consta que en tu magnificente opinión expresaste “echo en falta más personajes femeninos del lado bueno”. Sí, sí, no mientas: esto es así, lo dijiste (y, para qué engañarnos, no te falta razón). Bueno, pues aquí está el jardín chungo en el que te puedes meter tú solita: incrusta un nuevo personaje femenino del lado bueno en cualquier escena de LCDOM, o en una escena inventada pero que pudiese cuadrar en el tocho. ¿Qué, te atreves a saltar a esa piscina?

-Me acabáis de “infartar” 😮 😮 Pero oye, con un par, dadme tiempo.”

Splash, Sadire de Divagaciones en Rosa al agua por culpa del Otro Mundo. Y no es la primera vez, ni mucho menos. Estamos hablando de la pionera reseñadora en la blogosfera de nuestra criatura LCDOM (sí, esta reseña que te estamos enlazando aquí mismo), y a la que tuvimos que agradecer ese gesto, que definimos literalmente como “una nueva primera vez que evocaremos hasta nuestro último aliento, y que convierte pues a su reseñadora en Historia viva del Otro Mundo y a la cual se lo agradecemos, como diría un niño, infinito más uno”, pues esa reseña representaba pura vida para nosotros.

Pero ya habéis podido comprobar en el diálogo inicial que, en esta ocasión, ella solita se lo ha buscado. Sadire se ha embarcado en el proyecto del blog Historias a medida, cuyos colaboradores han de reaccionar a las demandas de relatos de sus acólitos pedigüeños, que pueden ser… Bueno, eso es cosa vuestra, vosotros sabréis cómo pueden ser: pasaos por su blog y elevad una petición sobre cualquier argumento que se os pase por la cabeza que os gustaría leer. Nosotros solo lo anticipamos: las dudas se las planteáis a los responsables, que nosotros no pintamos nada de nada y para el turno de ruegos y preguntas ya os hemos enlazado su bitácora.

Nosotros teníamos muy claro qué era aquello que le pedíamos a Sadire, pero no solo para comprobar qué personaje decidía crear para incrustarlo en el Otro Mundo, sino que nuestra intención estribaba en descubrir más allá del mismo. Queríamos averiguar cómo se había percibido ese universo que habíamos creado en la mente de una persona que no solo lo hubiese vivido a través de su lectura, sino que también se animase a intervenir en el mismo, a interactuar con nuestro mundo y a transfigurarlo para hacerse un hueco en el mismo a través de su imaginación. ¿En qué escena decidiría incluir su pluma? ¿Acometería esa variación de una forma sutil y complementaria al argumento original, o entraría a matar, a cambiar la percepción y el rumbo de la historia según su propia visión de la misma? Claro que todo ello dependería del escenario y el acto de la novela en el que decidiese intervenir, como es evidente. Creímos que todo ese “cómo” dependería del “cuándo” y el “dónde”, y aguardamos curiosos el resultado.

Y ese resultado nos ha pillado por sorpresa. Habíamos calculado de manera errónea. Sadire no nos había reservado un relato transversal, sino que imaginó un nuevo personaje que abarcaba toda la novela, todo el Otro Mundo desde el principio hasta el final. Como, según nuestro criterio personal, estamos convencidos de que resulta más complicado encontrar una historia que guste que una que de hecho sorprenda, porque en la actualidad la originalidad escasea en la literatura (que no es sino otra impresión propia, claro), solo nos queda felicitar a Sadire por esa creación longitudinal que nos ha cogido tan sumamente desprevenidos. Gracias por rompernos los esquemas, eso es algo de vital importancia para todo escritor que quiere mejorar, y no es tan fácil de conseguir. Bravo. Y, no menos importante, hemos de reseñar la sonrisa que se nos ha dibujado en los labios al ser testigos del profundo conocimiento de LCDOM que nuestra relatadora nos ha revelado. Demostrarle a un autor bisoño que conoces bien las intimidades de su novela significa que tu trabajo ha valido la pena. Gracias también por eso.

A nosotros ya solo nos resta añadir la incursión de Sadire en nuestro universo literario: “El ángel del Otro Mundo”. Disfrutarlo ya es cosa vuestra.

Que lo haréis, dicho sea de paso.

Historias a Medida

Màrimo limpió las lágrimas que resbalaban por sus mejillas con el puño de su camiseta y bajó la vista a la tierra, a los tonos ocres y marrones que se extendían a varios metros bajo ella. Llevaba horas contemplando el cielo estrellado desde su lugar secreto, la cima de la montaña Suharema, el único sitio donde podía concentrarse sin ser molestada y utilizar el poco poder que le quedaba.

Echó un último vistazo a la imponente constelación Orión y no pudo evitar recordar a su hermana melliza Angelina. La dibujó en su memoria justo como la última vez que la vio a través del frío cristal que las separaba. Allí estaba llorando de nuevo con la cara entre sus manos en su silla de ruedas. Màrimo siempre supo que aquella gente era cruel por mucho que intentasen disimularlo hablándoles con cariño cuando les consolaban. Ese cristal era una prueba de…

Ver la entrada original 718 palabras más

Anuncios

18 comentarios en “Otro Mundo hecho a medida

  1. ¿He oído bien? ¿Que yo, una simple mortal de lo más normalita, he conseguido romper los esquemas de los creadores de un mundo donde los animales son más humanos que las personas (joder, que los perros disparan arcos y las morsas son licenciados)?
    Vaya, pues eso sí que es una sorpresa.
    No, ahora en serio, sin gusanos ni toboganes por medio: estoy superorgullosa de que os haya gustado. Es todo un honor para Historias a medida haber conseguido coser un traje para vosotros.
    Cada puntada se ha hecho con cariño y respeto, mucho respeto.
    Besacos, chicos!

    Le gusta a 4 personas

    1. Sí que nos has pillado a contrapié, sí… En ningún caso esperábamos una aparición longitudinal: ¡ni siquiera los arqueros ni las morsas abarcan toda la historia!
      (Pues menudas tuvieron que ser Angelina y la Mari de bebés, sus padres seguro que tienen el cielo ganado…)

      Muchas gracias a ti por esa peculiar incursión en la historia, porque criticar constructivamente que a un libro le falta algo es una cosa, y ser capaz de ejemplificarlo en una historia que no es tuya es algo muy, muy, muy distinto… y que no está al alcance de todos, ni mucho menos. Nuestra más sincera enhorabuena, que, como puedes comprobar si te das un garbeo por los comentarios de esta entrada, no es la única.

      Me gusta

  2. Desde luego, podéis estar satisfechos, Sadire es grande y así os lo ha demostrado. Me encanta el relato que ha creado a través de vuestra novela, se necesita mucho arte para hacer algo así. Y me gusta la manera en que lo habéis presentado para deleite de todos los que os leemos. A ver si vais a tener que reescribir la novela para incorporar el nuevo personaje… jaja.
    Abrazos.

    Le gusta a 2 personas

    1. Estaba claro que cuando retamos a Sadire sabíamos que algo bueno iba a ocurrir; lo que nos ha quedado claro a todos era que desconocíamos de todo punto cómo iba a implementarlo. Parece que todos nos hemos quedado sorprendidos con el resultado, así que lo celebramos nosotros y el resto de lectores que se asoman a su relato.
      ¡Abrazos, Estrella!

      Le gusta a 1 persona

  3. Brutal, me ha encantado!…He leído la historia antes que la introducción del reblogueo, y he de decir, que he dudado de si era parte del libro y se me había pasado u olvidado, o que sé yo. Por un momento he pensado: “por Rozner que no lo recuerdo, ¿será una segunda parte?”.
    Mis felicitaciones a la autora y un par de besos para vosotros. 😉

    Le gusta a 2 personas

    1. Mujer, si es una segunda parte de LCDOM, teniendo en cuenta el primer volumen, le ha salido un poco corta, ¿no? Aunque nos ha ahorrado esfuerzo, eso sí…
      Pues era un desafío complicado el que le encargamos a Sadire y el resultado ya lo has disfrutado tú misma, con lo cual poco más tenemos que añadir. Reto muy superado por su parte y que nos enorgullece por la nuestra.

      Y tú… ¿te atreverías a seguir sus pasos y meterle mano a LCDOM con una nueva escena, ya que lo has leído y sabes si echabas algo en falta o no?
      Ale, ahí queda eso…

      Le gusta a 1 persona

      1. Pero… pero…
        ¿Pero cómo que a ti te acojona algo? La roteña hecha y derecha con acceso al botón nuclear de su base va a tener miedo de algo, sí sí… Aguardaremos expectantes por si te da el tal arranque de valentía el día menos pensado, porque, si algo tiene el Otro Mundo, son muuuuchas páginas por donde meter mano.
        Y total, nosotros no vamos a decir nada malo por si nos envías a los cazas, así que…

        Le gusta a 1 persona

    1. Antes de que hubiésemos sabido nada de la culminación del relato de Sadire, la semana pasada, estuvimos conversando entre nosotros sobre letras y acabamos considerando que resulta mucho más difícil escribir algo original que algo bueno, porque es más fácil encontrar algo que nos guste que algo que nos sorprenda.
      Y la originalidad ha sido una barrera que Sadire ha saltado a las primeras de cambio en su relato, con lo que solo podemos regocijarnos de la perspectiva desde la que ha enfocado su incursión en el Otro Mundo.
      Gracias por pasarte, Nelida. ¡Un saludo!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s