It’s evolution, baby

Con la economía mundial creciendo prácticamente a la mitad de la tasa que en el 2008, todo el planeta se encuentra bailando un trágico tango al borde del abismo. El descenso del consumo en el mundo occidental por culpa de la crisis; la fuerte desaceleración que han sufrido países como China, Brasil o la India, que a su vez, ha supuesto una drástica disminución en la demanda de insumos energéticos, agravando la situación de potencias productoras como Rusia, Nigeria, Venezuela o Arabia Saudita, que ya llevan tiempo sufriendo los efectos del abaratamiento en el precio del barril de petróleo, por el uso de nuevas técnicas como el fracking, empleada por Estados Unidos, nos está llevando a una situación de desestabilidad geopolítica alarmante, que sin duda no hará otra cosa que agravarse a medida que los efectos del aumento en la temperatura global, comiencen a hacer mella en nuestros sistemas de producción agrícolas, incapaces de alimentar a una población que a finales de siglo rondará los diez mil millones, cifra en la que, para la mayoría de los expertos, se ubica el punto de no retorno.

Ante la incapacidad manifiesta de muchos gobiernos para hacer frente a esta difícil situación actual, desentrañar los secretos de la mente humana se ha convertido en la última frontera —y tal vez la única esperanza— de una industria cada vez más ávida de nuevos recursos que explotar.

Programas como el Human Brain Project, cuyo objetivo es desarrollar una simulación detallada y funcional de los procesos fisiológicos en el cerebro humano, cuenta con el respaldo de la Comisión Europea que ha destinado de sus fondos públicos la nada despreciable cifra de mil millones de euros. Con la participación de veinticuatro países y ciento cincuenta laboratorios implicados, aseguran que en diez años habrán conseguido reproducir tecnológicamente las características de nuestro cerebro. Sin embargo, tan ambicioso proyecto no ha tardado en encontrar detractores dentro de la propia comunidad científica, que aseguran que el Human Brain Project está siendo manejado con opacidad. Dentro de esta corriente crítica se encuentran investigadores como Yves Frégman, del Centro Nacional de Investigación Científica francés o el propio Gilles Laurent, director del Instituto de Investigación para el Cerebro Max Planck, quienes aseguran que dicho proyecto no persigue otra cosa que nuevas arquitecturas de alta computación, en la explotación y manejo de gigantescas bases de datos, muy lejos de su propósito inicial de conseguir avances significativos en la medicina y la neurociencia.

A esta carrera también se han querido sumar los Estados Unidos con el proyecto Brain, que recibió el apoyo del propio presidente Barack Obama, quien en el Discurso del Estado de la Unión lo llegó a comparar con la carrera espacial, y que en un principio se tiene previsto invertir en él unos dos mil millones de dólares, con los que se pretende desarrollar un mapa completo del cerebro humano, donde otras empresas como Google o Microsoft también se han comprometido a cooperar.

Resulta irónico pensar en las miles de toneladas de material electrónico, de infraestructuras megalíticas, de gigantescos supercomputadores, que se necesitan para poder comprender una pequeña masa de materia gris de apenas un kilo y medio aproximadamente. ¿Qué proeza obró semejante milagro? 

Anuncios

45 comentarios en “It’s evolution, baby

  1. Gracias por permitirnos asomarnos a esta su/tu ventana. El mundo no lo arreglará ni la economia, ni la politica ni la tecnologia (como nos descuidemos entraremos en una aberración colectiva); el mundo y consecuentemente la humanidad solo se arreglará cuando cada persona mire hacia su interior y sin dejarse esclavizar, sea capaz de liberarse de sus cadenas y utiliar esos gramos de materia que tiene alojados en su cabeza y tambien esos otros gramos inmateriales que parece ser se encuentran en su corazón. Esperemos tener suerte…, muy bueno, este tu escrito. Un saludo afectuoso.

    Le gusta a 5 personas

    1. Gracias a ti por animarte a comentar. Esperemos que algún día sepamos valorar el enorme privilegio que supone ser consciente en este universo, y poder leer estas palabras o cualquier otras sin apenas esfuerzo, algo tan sencillo y a la par tan misterioso y difícil, que con toda nuestra tecnología, todavía hoy, somos incapaces de replicar con lo que muchos se aventuran a llamar como inteligencia artificial.
      Un saludo.

      Le gusta a 1 persona

  2. La evolución obró semejante milagro. Lo que no tengo nada claro es si fue evolución positiva o negativa.
    (Lo del fracking lo intentaron por aquí, hubo una gran oposición por parte de la ciudadanía. Por suerte, al final no lo llevaron a cabo).
    El problema es que todos los proyectos, a cualquier nivel, por muy buenas intenciones que tengan en un principio (si las tienen) acaban a merced de intereses propios de algunas personas.

    Le gusta a 5 personas

    1. Hola Luna:
      La evolución siempre es positiva en la medida en la que ayuda a los individuos a adaptarse mejor al medio en el que tienen que sobrevivir. El problema es cuando el ser humano, algo torpe en este tipo de cuestiones, trata de imitar a la naturaleza realizando su propia evolución ayudándose de la tecnología. Aquí nos olvidamos del factor más importante en el proceso que nos dio forma: tiempo. Y tiempo es, precisamente, aquello que esta sociedad se ha enseñado a exigir en la más mínimas de sus expresiones.
      Un abrazo y enhorabuena por evitar que quebraran el corazón de vuestra tierra con el dichoso fracking.

      Le gusta a 2 personas

  3. Soy un poco negativa en este tema. Tengo la certeza de que en lo referente al cerebro, no se avanza a la misma velocidad en los estudios que en otras partes del cuerpo.
    He visto avanzar técnicas en cirugía alucinantes, encontrar cura o mejoras en muchas enfermedades… pero en lo referente al cerebro, nada. Hablo desde un desconocimiento puro y duro, solo desde lo que me toca.
    Siguen sin dar explicación a muchas enfermedades y solo van probando con medicación a ver qué tal. En fin 💋💋😊 besos

    Le gusta a 5 personas

    1. La verdad es que pueden sondear con total libertad cada axioma o conexión sináptica que les apetezca, podrán ubicar con mayor o menor libertad en esta o aquella región uno u otro sentido: el olfato en este lóbulo, el gusto en este otro y el tacto en el que queda en medio. Pero seguirán sin tener respuesta a lo fundamental: ¿Por qué sentimos lo que sentimos?
      ¿Podrán replicar con un puñado de puertas lógicas y chips de silicio el estremecimiento que siente la piel al ser acariciada? Lo dudo.
      Un abrazo 😉

      Le gusta a 2 personas

      1. Ay, los alicatados… Siempre en el podio de la votación, y lo importante no es llegar, sino mantenerse.
        En fin, a ver si colocan pronto el resultado de los comicios y comprobamos todos nuestro posicionamiento. Puede que no sea definitivo, pero oye, si al final se mejoran marcas pasadas hace ilu y todo…

        Le gusta a 2 personas

  4. Al llegar al final del post no tuve una crítica, sino un recuerdo: Frankenstein; nació como una novela de terror, llegó a ser una opción de ciencia ficción para llegar a ser la puerta de entrada al mundo de las biociencias. ¿Cuál podría ser el uso que se le daría a ese conocimiento producto de tan grandes inversiones? Tal vez no vivamos para saberlo…

    Le gusta a 4 personas

    1. Buenas tardes Zavala:

      No será una tarea fácil para ellos, si bien, con el avance de los nuevos sistemas de computación tarde o temprano terminarán descifrando el funcionamiento del cerebro humano, al igual que hicieron con el genoma o con la energía nuclear. Y bueno, ya sabemos el uso que se le hizo a esta tecnología…

      Un saludo.

      Le gusta a 1 persona

  5. También son ganas de enredar con el dinero. ¡La cantidad de personas inteligentes que podrían trabajar, y además cobrar, pensando en el bien del planeta y de la humanidad! Un abrazo.
    Acabé de leer Las crónicas del otro mundo, atrapa, si bien creo que el enlace del principio y el final está separado por demasiadas páginas. Hay que ser de buena memoria y tener muy presente como empieza la historia. Un abrazo.

    Le gusta a 5 personas

    1. Buenas tardes Carlos:

      Lo primero darte nuestra enhorabuena por haber terminado el libro y esperamos que hayas disfrutado con su lectura.
      En cuanto al comentario, creemos que hace tiempo que los gobiernos, grupos empresariales o cualquier otro ente de poder que podamos imaginar, no se mueven pensando en el bien del planeta ni en el de sus habitantes, simplemente en sus propios intereses económicos.
      La era de la idiotez será estudiada por las próximas generaciones que leerán sobrecogidos sobre este absurdo tiempo, por desgracia, el nuestro.

      Un abrazo, amigo.

      Le gusta a 3 personas

  6. Hoy en España lo más importante era que ayer perdió el Barcelona y que haría hoy el Madrid.
    El paro, la pensiones, el trabajo basura y la corrupción no preocupan cuando hay fútbol.
    Roma ya daba 30 días de circo gratis al pueblo cuando había problemas.

    Me gusta

  7. ¡Qué paradoja! tantos millones invertidos en intentar comprender el cerebro humano, deberían examinar sus propias cabezas y hacer investigaciones sensatas y comprometidas con la ayuda al planeta y el medio ambiente, pero bueno es mi opinión…cada cual hace con su dinero lo que le place. ¿Será que en el futuro una super máquina controlada por un cerebro electrónico megalómano dominará el mundo? Muy interesante su reflexión. Saludos 🙂

    Le gusta a 4 personas

  8. Jubilada En Acción!

    Interesante nota, sabes… vivo en México, y aquí estamos en proceso de campañas electorales y en verdad que quisiera entender cómo funciona nuestro cerebro, que es el pensamiento, cómo se mezclan las emociones, qué es lo que pasa con las personas que no argumentan, no comparten, ni son capaces de presentar un proyecto coherente, y se van a los insultos, las descalificaciones y peor aún a promesas imposibles que mas que sueños parecen una burla a la ignorancia.

    Me gusta

  9. Pensar que se gasta miles de millones en conseguir una máquina que sustituya al cerebro humano con toda la miseria que hay alrededor nuestro me parece de juzgado de guardia.
    Y es que ¿qué cerebro se quiere conseguir? ¿el de un genio o el de una persona normal? ¿el de un buen hombre o el de un asesino? ¿el de una persona honesta o el de un corrupto? ¿cómo van a representar los sentimientos? ¿imagináis el mundo dominado por un cerebro de asesino sin ningún sentimiento? me parece tan peligroso… quizá se intente investigar con interés de avanzar y mejorar la vida de los hombres pero todos estos avances ¿nos traerán algo bueno? tengo mis dudas.
    Un abrazo, bueno, dos abrazos.

    Le gusta a 1 persona

  10. Hector Alvarado Jimenez

    Interesante y dramàtico. Es un tema que insta a una mayor investigaciòn y profundo anàlisis. Lo voy a compartir para que mis contactos vean el carácter dramàtico de la realidad que nos circunda y de las ominosas perspectivas que se avecinan si no tomamos las medidas adecuadas.

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s