See you, Sun

Hay tres acontecimientos que se producen inexorablemente cuando arriba el mes de agosto, o al menos es así en el hemisferio que hemos decidido llamar norte y que hemos optado por colocar por encima de la línea del ecuador (porque aunque suene a locura extrema, si le damos la vuelta al mapamundi igual nos toca reconocer que lo mismo da como se coloque… Si el ser humano de aquel momento hubiese decidido que la Antártida estaba arriba en el mapa, a nosotros no nos tocaría ir cabeza abajo ni nada de eso). Bueno, empezando de nuevo: hay tres cosas en el hemisferio norte, sí, el de arriba (de momento), que siempre suceden en el mes de agosto de arriba. La primera, que todos los programas de televisión sostienen que se nos viene encima la peor ola de calor desde el año 9, o el 1153 a.C., o el 1153 sin indicar a.C. (es decir, el 1153 d.C., claro), o del siglo, o del milenio (que en la coyuntura actual, del siglo o del milenio tanto monta, monta tanto). La segunda, que todos los telespectadores que visionan dicha noticia le responden al televisor con sorna, con enojo o con una mezcla perfecta de ambas que “¡Menos mal que nos habéis avisado, no lo habíamos notado! Venga, vamos a colgar el abrigo en el armario, que dice la tele que ya podemos hacerlo”. El aparato de televisión no puede contestar, claro, pero eso facilita la tarea dado que, si el mismo saliera respondón, se podría iniciar una trifulca, y con este calor pues casi que no apetece pelearse un rato… Y el tercer suceso impepinable del agosto del hemisferio septentrional acaece en la blogosfera también boreal: todos los blogueros postean una entrada en la que se anuncia a los cuatro vientos un “Cerrado por vacaciones”, con una despedida muy estival pero algo insulsa (porque con el calor no apetece estrujarse el coco) y un “Nos vemos en septiembre!!!”. Sí, esto es así como que el agua moja (lo que viene muy bien durante esa peor ola de calor de la historia que dice la tele cada dos por tres). Pero en el Otro Mundo nos jactamos de ser diferentes, de no movernos al son de los demás, de proyectar nuestro propio camino sin perseguir el de ningún otro, y por eso no os vamos a dejar con una simple entrada de despedida insulsa, ni pensarlo.

¡Os vamos a dejar con una simple entrada de despedida insulsa y un refrito extra! Hala, ya no podéis quejaros (que más os vale no quejaros, porque no disponemos de hoja de reclamaciones). Pues eso, que si bien es cierto que os abandonamos a vuestra suerte hasta septiembre, también lo es que os incluimos algo más de chicha en la entrada aunque el contenido ya sea un tanto añejo, aunque no por ello deje de ser algo especial. Para nosotros, al menos (que para algo somos los que escribimos, ¿no?).

“Las crónicas del Otro Mundo” ha tenido mucha suerte en la blogosfera, muchísima, en lo que se refiere a followers activos, y muchos amigos, dicho sea de paso, que han aprovechado el momento adecuado para hacerse con la novela, con lo cual os hacemos la pelota y os agradecemos a todos la oportunidad y el interés. No obstante, hemos carecido de fortuna en lo que referente a entrevistas y críticas (fuera del entorno de Amazon, se entiende). Con respecto a estas últimas, hemos bregado varias veces por obtener alguna reseña en algún blog o alguna página; no obstante, a día de hoy, hemos conseguido una o ninguna (más bien lo segundo). Lo seguiremos intentando, no nos queda otra: #LMEPL, así que hacia adelante. En cuanto a entrevistas, sí llegamos a conseguir que nos publicasen a principios del año pasado una en el blog de Alquibla: una mirada al mundo de las bibliotecas, que igual por el nombre ya os podéis hacer una idea acerca de lo que versa dicha página (y si no, intentadlo otra vez porque, por mucho calor que tengáis, el cerebro no se reblandece tanto como para no pillarlo). Pues bien, seguro que ya lo habéis adivinado: dicha única entrevista sobre LCDOM es el refrito que os ofrecemos, para que le echéis un ojo si os apetece antes de que os dediquemos nuestra insulsa despedida por cierre estival.

 

Entrevista a Adrián Belmonte y Carlos López, escritores

1. ¿Quiénes son Adrián Belmonte y Carlos López?

Carlos: Nací en Elche hace 36 años, soy Ingeniero Informático y en la actualidad trabajo como Analista de Core Bancario para una importante entidad financiera. Anteriormente he estado empleado en lugares muy diversos, tales como la Embajada de España en El Salvador o el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial Esteban Terradas. A lo largo de todos estos años he tratado de compaginar mi vida laboral con mi afición por la literatura, para finalmente lograr publicar una primera novela, escrita a cuatro manos.

Adrián: Soy un ilicitano de 36 años que tuvo la enorme suerte de recibir la propuesta de realizar una obra conjunta por parte de un gran amigo, con lo que gracias a él ambos nos hemos convertido en escritores. Aparte de ello, soy Diplomado en Biblioteconomía y Licenciado en Documentación, aunque la disciplina hacia donde realmente me he orientado ha sido la archivística. He publicado algún trabajo sobre archivos personales y familiares de la Región de Murcia, pues allí es donde estudié la carrera, y también impartí un curso sobre fondos personales vía online.


2. ¿Desde qué momento supisteis que os queríais dedicar a la escritura? ¿Creéis que es vocacional?

Creemos que todo escritor de ficción lo es por vocación; no se puede obligar a nadie a escribir una novela con afán de plasmar lo que se tiene en la cabeza si no lo lleva dentro de antemano. Alguien que no recibe una recompensa endógena al escribir, alguien que no se siente bien tras terminar unos párrafos y pensar que son buenos tras revisarlos, no puede ser capaz de ser escritor. Rotundamente sí: los novelistas lo son por vocación. Es por ello que, al llevarlo dentro, la chispa siempre surge pronto, durante la etapa escolar, donde te ves escribiendo algún relato corto sin ni siquiera saber qué es eso mientras el resto de compañeros hacen cosas más “normales” para su edad. A partir de esos primeros y bisoños esbozos, los dos hemos ido escribiendo más para nosotros, y en ocasiones para relatar crónicas de eventos con los amigos para compartirlas con ellos mismos. Pero desde el día en que decidimos crear una obra conjunta, ambos nos hemos ido empujando mutuamente para no perder el hilo de la historia y al fin llevar a buen puerto una auténtica novela. Alquiblaweb


3. ¿Qué queréis transmitir con vuestro libro escrito de forma conjunta? ¿Qué la diferencia del resto?

Pretendemos transmitir bastantes cosas, la verdad. De hecho, creemos que sin entrar a valorar la obra, su mera existencia ya transmite una sintonía entre dos autores, porque aunque no hayan dejado de haber discrepancias en bastantes lances de la novela, los hemos solventado y enriquecido la novela desde el consenso. No todos los autores son capaces de llegar a un acuerdo, la escritura es algo muy personal y no muchos aceptan ceder un ápice sus letras ante la opinión de un segundo de a bordo. Por ello creemos que la publicación de la novela en sí ya transmite un logro cooperativo. En cuanto a su contenido, hilando esto con la segunda pregunta, principalmente queremos transmitir una idea nueva, una idea original, y en realidad creemos haber encontrado esa idea que diferencia “Las crónicas del Otro Mundo” de otras novelas. A su vez, es una historia en la que el lector puede ahondar en sus pensamientos más allá de lo que ha visto reflejado en las grafías estampadas. Planteamos una historia impresa, que se lee de manera literal, pero que también ha de ser interpretada, y ahí es donde el lector puede llegar más allá: esto es justamente lo que propone la literatura, desarrollar pensamiento más allá de sus páginas, y pensamos que eso es lo que hemos conseguido.


4. ¿Puede ser leídas por cualquier tipo de público?

La ciencia ficción y la literatura fantástica obtienen su mejor acogida entre el público juvenil y el joven adulto, y a este respecto pensamos que es cierto que “Las crónicas del Otro Mundo” puede llamar más la atención en dicha franja de edades. Ahora bien, nunca pretendimos realizar una obra dirigida exclusivamente a un público concreto; más bien al contrario, quisimos plantear algo que pudiera resultar interesante a todo tipo de lector. Es algo que cuidamos durante el desarrollo de la novela, ya que aunque nuestra pretensión era crear algo nuevo, no queríamos escapar de los sectores comerciales y que la historia terminara siendo simplemente “un bicho raro” demasiado independiente. También contábamos con razones prácticas: si la historia era demasiado experimental, estaba claro que ninguna editorial apostaría por ella, por falta de público.

Con todo ello, si bien la primera parte de la novela podemos catalogarla plenamente dentro de la literatura juvenil, a medida que la historia va avanzando el tono de la obra se va volviendo cada vez más oscuro, acompañando al lector en la decadencia en la que va degenerando el “Otro Mundo”, dando mayor contenido a esos lectores que independientemente de su edad buscan algo más, pero sin caer en una narrativa demasiado densa y opaca.


5. ¿Cómo surge la idea de escribir y plasmar en un papel vuestra novela?

Bueno, para explicar cómo decidimos realizar una obra conjunta hemos de remontarnos un par de décadas. Ambos autores nos conocimos en el instituto e hicimos buenas migas. Tras ello, coincidimos en la asignatura optativa de Teatro, en la cual se nos pide a todos los alumnos de la clase proyectar cada uno un personaje, con su historia, sus características y personalidad, para finalmente ponerlos en común y realizar un guión en el que todos tengan cabida. Por alguna razón que ya no recordamos, ambos decidimos fusionar el pasado de nuestros respectivos personajes, lo cual abría nuevas posibilidades en el futuro libreto que no ofrecía el resto de protagonistas ideados por los demás alumnos. Tanto la profesora como nosotros quedamos muy satisfechos con el proceso y el resultado, pero aquello había quedado ahí más como una anécdota que como algo relevante.

Fue a finales de 2008 cuando, recordando ese lance estudiantil, Carlos propone realizar una historia conjuntamente, como entretenimiento para ambos más que otra cosa. Las instrucciones formuladas para crear dicha narración eran bastante simples: uno escribía un capítulo y se lo enviaba al otro, que debía continuar la trama anterior sin alterar nada de lo que se hubiera plasmado en tal escrito, y una vez redactado reenviarlo bajo las mismas condiciones. Así fue como empezamos “Las crónicas del Anti-Mundo”, que era el nombre provisional de aquel relato. Con el paso del tiempo y los capítulos cruzados, conforme iba avanzando la historia, más nos íbamos convenciendo de que esas páginas que teníamos entre manos podían resultar más que un mero entretenimiento para dos escritores aficionados, y estando aún inacabada pensamos que valdría la pena presentarlo a algún editor. Para optimizar nuestros recursos aparcamos las condiciones originales de acción-reacción en los capítulos y fuimos más laxos, dando a luz muchos capítulos compartidos y perfilando los anteriores, hasta que a principios de 2014 finiquitamos lo que llegamos a denominar la “versión beta”. Era cierto que habíamos concluido, pero al verla completa pudimos ver con claridad que tenía aspectos que pulir: la historia debía ser la mejor posible que sus características le permitieran, y lo que en ese momento teníamos entre manos no explotaba todo el potencial de la misma, con lo que debíamos replantear lo que habíamos escrito. Depuramos introducción y desenlace e introdujimos cambios sustanciales en el nudo, hasta el punto de que el capítulo con el que Carlos dio origen a la historia desapareció de la novela. Medio año después creímos que el producto resultante era el mejor que podíamos obtener atendiendo a la idiosincrasia de la obra, con lo que la dimos por concluida definitivamente.


6. ¿Qué mensaje le daríais a vuestros lectores antes de que empezaran a leer vuestro libro?

Realmente les pediríamos una cosa muy sencilla: que le dieran una oportunidad a nuestra novela. Es muy fácil comprar o sacar de la biblioteca una novela de un autor conocido o que al menos tenga mucha visibilidad por aparecer en el sello de un grupo editorial grande, pero el caso que nos ocupa es distinto. Somos dos autores desconocidos para el gran público que ofertan una novela de más de novecientas páginas, y, como lectores que también somos, reconocemos que es más cómodo ir a por algo que conoces o, si no conoces, algo más llevadero, con menor volumen de páginas. Por eso, lo único que queremos solicitar a los lectores es una oportunidad para “Las crónicas del Otro Mundo”, una novela que en ocasiones puede resultar compleja, pero que en general pensamos que es a la vez de lectura fluida y amena.


7. ¿Os gustaría que vuestros libros fueran traducidos a otras lenguas?

Que “Las crónicas del Otro Mundo” fuera traducido a cualquier otro idioma sería una de las mejores señales que podríamos recibir, por supuesto. Significaría que alguien ha pensado que, basándose en la opinión de tantos otros, valdría la pena que nuestra historia fuera leída por más personas. Dado que el lenguaje se creó para comunicar, romper la barrera del idioma por medio de la traducción para brindarle a más gente la ocasión de darle una oportunidad a nuestra obra sería una de las mayores satisfacciones que podríamos obtener.


8. ¿Creéis que es imprescindible tener presencia en redes sociales, etc. para darse a conocer?

Por supuesto, si quieres una mínima visibilidad es absolutamente obligatorio, y más cuando publicas con editoriales independientes de los grandes grupos editoriales. No basta con tener un perfil y repetir hasta la saciedad “He publicado tal libro”, esperando sin más a que lleguen los likes, sino que además de tener presencia en redes sociales hay que saber moverse y proporcionar entradas con valor añadido. Por ejemplo: “Las crónicas del Otro Mundo”, además de tener perfil en Facebook y Twitter, también tiene un blog oficial en el que ofrecemos fragmentos de la obra y los relacionamos con las canciones que dichos relatos nos evocan, estando abiertos a comentarios para que los seguidores nos cuenten si a ellos les evoca otra canción, o cualquier otra cosa que les venga a la mente tras leer el fragmento. Funcione con mayor o menor acierto, es un ejemplo de ese “algo más” que hay que proporcionar para incitar al lector, para provocar su curiosidad acerca de lo que le ofreces.


9. ¿Pensáis que las editoriales ponen demasiadas trabas a la hora de publicar las novelas?

Con nuestra experiencia personal vivida, quizá no denominaríamos trabas a lo que nos hemos encontrado cuando hemos dado el paso de buscar una editorial que nos publicara. Ambos coincidimos en que el proceso ha resultado más frustrante que dificultoso, ya que solo tardamos ocho meses en recibir una respuesta afirmativa, lo cual nos parece un lapso no demasiado extenso para un escritor novel. No obstante, hasta ese momento tuvimos que bregar con muchos sinsabores, dado que, al parecer, desde el punto de vista de las editoriales, a un escritor desconocido no hace falta responderle que no te interesa su obra. Nadie te responde para decirte que no. Algunas editoriales avisan de que si no recibes noticias en un plazo determinado significa que no les interesa, y ese, paradójicamente, es el menos dañino de los casos. Unas editoriales ni siquiera responden que han recibido la obra, otras contestan que la han recibido y que te contestarán de forma afirmativa o negativa cuando la evalúen, otras tantas que la propuesta les resultaba interesante y en una semana nos responderían. Pero no, nadie te responde que no, y esa espera, esa incertidumbre, resulta muy dañina para alguien que tiene la ilusión de publicar su primera obra. En nuestro caso creemos que el volumen del libro, tan considerable, echaba para atrás a cualquier editorial al ser una apuesta arriesgada ya de por sí, al tener también autores desconocidos. También hay que mentar a las editoriales que responden enseguida: las que te llenan los oídos de elogios sobre la obra y la cabeza de esperanzas sobre publicación y difusión, para acabar el correo exponiendo que ellos, por el módico desembolso de un par de miles de euros por nuestra parte, se encargaban de todo. Por suerte para nosotros, finalmente encontramos una editorial emergente que decidió apostar por la publicación de “Las crónicas del Otro Mundo”, y la preproducción de la novela se produjo sin ningún tipo de inconveniente ni restricción, respetando el texto original por completo.


10. ¿Qué consejo le daríais a un escritor novel que quiere ver publicada su primera novela?

El primero y principal sería no ceder demasiado pronto ante la desesperación: es cierto que acabas de concluir tu primera novela, que estás esperanzado y que tienes toda la ilusión del mundo con motivo, pero sin paciencia todo este cúmulo de emociones se vuelven en tu contra. Eres un autor desconocido, con lo cual el mundo editorial está predispuesto a decir “no” (o a omitir una respuesta, que es su equivalente en el gremio) a la publicación de tu obra, aunque tú consideres que es buena. En nuestro caso, llegamos a enviar el manuscrito a una treintena de editoriales, y la respuesta afirmativa llegó al vigésimo quinto intento. Pero si se cede demasiado pronto ante la decepción que supone la falta de respuestas, se puede llegar a pagar miles de euros a una de esas editoriales que solo buscan hacer negocio con el autor, no con sus lectores, y en realidad puede resultar que sí existía una editorial seria dispuesta a publicar a dicho autor, a la que por desesperación este no ha llegado.

También queremos añadir un consejo de tipo más práctico: al enviar ese manuscrito original a una editorial, debería ir siempre acompañado de una propuesta de publicación en la que, más allá de la sinopsis, se explique cómo surgió la idea de la novela, se contextualice la misma y que justifique su edición. Desde nuestra experiencia personal podemos aseverar que la inclusión de dicha propuesta de publicación en el envío aumentó el interés de las editoriales que la recibieron.


11. ¿Tenéis proyectos futuros en marcha?

Esa es una buena pregunta, y no es la primera vez que nos la cuestionan. La respuesta es sí, los tenemos. Ahora mismo tenemos proyectada una nueva novela conjunta cuyos cimientos están bien apuntalados y dispuestos; al mismo tiempo, cada uno de nosotros de manera individual tiene también en marcha sus propios proyectos. En resumidas cuentas, esperamos que “Las crónicas del Otro Mundo” no sea nuestra única obra conjunta, pero también pretendemos desarrollar novelas por separado. Ojalá tengamos suerte y consigamos llevar a buen puerto nuevas publicaciones, tanto individual como conjuntamente.


12. ¿Alguna anécdota que contar?

Una de ellas ya la hemos comentado en la quinta pregunta: el germen de esta novela procede indirectamente de una asignatura cursada en el instituto, la de Teatro, en la cual desarrollamos una historia conjunta para unos personajes por primera vez. También podemos comentar que “Las crónicas del Otro Mundo” se ha gestado entre dos continentes, puesto que cuando Carlos envió su propuesta de escribir una novela conjunta se encontraba trabajando en la embajada español de El Salvador. Así es: necesitamos casi nueve mil kilómetros de separación para realizar nuestra primera obra conjunta, mientras que no nos habíamos animado a hacerlo viviendo en la misma ciudad y tras conocernos durante más de una década.

Y aquí es cuando en esta entrada llegamos a nuestra despedida insulsa y casi obligatorio cierre por vacaciones. En septiembre nos volveremos a ver las letras, estimados entusiastas de la blogosfera, pero sin ningún otro particular que notificar para entonces. Bueno, un momento, ahora que lo decís… Quizá en septiembre sí tengamos algo nuevo que os queramos contar. Quizá, solo quizá…

Y lo de “quizá” es la mayor mentira cochina que hemos escrito en nuestra vida, porque el mes que viene sucederá algo que LCDOM se muere por contaros. Pero bueno, estamos en agosto, y ahora solo resta despedirse por vacaciones.

No solo quizá...

¡NOS VEMOS EN SEPTIEMBRE!

Anuncios

29 comentarios en “See you, Sun

    1. Sobre el formato ya te hemos comentado el tema por privado, está disponible en formato ePub en la página de la Editorial Amarante. Por otra parte, es evidente que constituiría todo un privilegio para el Otro Mundo formar parte de una de tus entradas, pero claro, solo si considerases que tras leer LCDOM es digno de tener una reseña (independientemente de que fuera positiva o negativa, evidentemente).
      Vaya, otro blog abierto en agosto, seguro que solo es para dejar en evidencia nuestra entrada…
      Pasaremos buen mes, muchas gracias!

      Le gusta a 1 persona

      1. Bueno, suponemos que LCDOM llegará a tus manos cuando los hados te sean más propicios (guiño guiño, o sea, 😉😉), y a partir de ahí ya decidirás lo que se te antoje sobre la potencial reseña
        Sea cual sea tu decisión, la apoyaremos!!!

        (Aunque quizá cambiemos de opinión si no nos gusta la decisión, quien sabe…)

        Le gusta a 1 persona

    1. No permitiríamos que tu espera fuese picando en la mina, ¡faltaría más! Ahora bien, de aquí a septiembre aún queda un rato, así que más vale que te muevas un poco de la terracita con el pincho de huevo y la bebida hasta entonces. Tan peligrosa es la mezcla para tu hígado como el “culo cuadrao” que se te iba a quedar en esa eterna silla.
      La respuesta a la posdata es sencilla: nosotros ardemos por ver como dicha sorpresa se hace efectiva, y tú ardes por el calor. En igualdad de condiciones, la explicación más tal etc. etc.

      Le gusta a 1 persona

  1. Ya sabéis que el libro lo compré para mi marido que es el friki en cuestión. Ni mucho menos descarto leerlo o al menos le daré esa oportunidad una vez él lo acabe.Tampoco cierro por vacaciones en el mes de Agosto.
    Disfrutad de las merecidas vacaciones y si bajáis al Sur…ya sabéis, nos queda por firmar ese tratado de paz. Besos chicos!

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Al final entre todos vais a terminar dinamitándonos la entrada de clausura! Nosotros aseverando que el cierre por vacaciones es impepinable en todos los blogs, y cada vez que llega un comentario nos afirma de pasada que eso es mentira cochina… En fin, intentaremos no crear ningún conflicto internacional con ello, que ya con el bautizado como “Cisma de Rota” tenemos suficiente.
      Este año no toca sur con el argumento de que “hace mucho calor”, como si fuese el primer estío peninsular con altas temperaturas de la historia, pero hay a quien le vale y se decide pillar la autovía que va más hacia arriba en el mapa. ¡Pero no te preocupes, que se disfrutará todo lo que se pueda!

      Pd. Eso de “el friki de mi marido” es que tiene gracia, no se puede evitar…

      Le gusta a 1 persona

  2. Bueno, pues tenéis razón en lo de cerrado por vacaciones. He notado que estos días tengo bastante menos para leer, jajaja. Aunque, ¿qué narices? Mejor, a ver si así le doy un empujoncito más a LCDOM, no hay mal que por bien no venga.
    La entrevista me ha parecido muy interesante, por cierto.
    Y en cuanto a la sorpresita… ¿qué tenéis entre manos, pillines?
    Nos dejáis con la intriga, pero bueno, ¡disfrutad pillines!

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Menos mal que alguien nos da la razón en eso de que los blogs cierran por vacaciones! Teníamos aquí en los comentarios montada una rebelión popular con que no hay nadie de vacaciones que ya no sabíamos como defendernos… Ahora delegaremos en ti, y ya si eso defiendes tú nuestra opinión.
      Pues nos mola eso del empujoncito a LCDOM, pero sabiendo que estás enfrascada en la promoción de “Las presuntas cochinadas de Ana” (o algo así desenmascara la sinopsis, ¿no?), tampoco te culparemos si te dejas de lado perros, arqueros y viceversa un rato más.
      La entrevista la hemos acortado para hacer más liviana la entrada (aunque nosotros no seamos nada de eso), pero las preguntas que restan van sobre bibliotecas y su consideración, así que se escapan del refrito sobre LCDOM.
      En cuanto a la sorpresa, es… ¡no seas cotilla! Ya hemos dicho que en septiembre, hala.
      ¡Disfrutaremos!

      Le gusta a 1 persona

      1. ¡Pues no dejes que se decepcionen por eso, tú ve añadiendo rombos como si no hubiese un mañana! “50 polvos de hadas de Ana Grey” podría ser la secuela, y para rematar, la tercera parte podría ser “El kANAsutra”. ¡Tienes todo un mundo de posibilidades!

        Le gusta a 1 persona

  3. Siento decirlo pero… Yo tampoco he cerrado el blog por vacaciones… Jajaja. Quizás la explicación a que todos los que comentamos la entrada digamos lo mismo radique en que todos los demás han cerrado el blog por vacaciones y por eso no entran a comentar… La entrevista es muy interesante, por cierto. Feliz verano

    Le gusta a 1 persona

    1. Si no fuera porque hace dos comentarios nos han dado la razón en lo de que sí se cierran blogs por vacaciones, nos habríamos puesto a llorar ante esta enésima negativa (así que te has librado, porque si llegas a ser tú la detonante de hacernos romper en llanto tendrías que haberte sentido culpable…).
      Sobre la entrevista, ya hemos dicho por ahí que está incompleta porque las preguntas que restaban no versaban específicamente del libro, pero al ser del ramo de las bibliotecas te dejamos aquí el enlace a la entrevista, ya que las cuestiones que quedan van sobre dichas instituciones.
      ¡Feliz verano a ti también!

      http://www.alquiblaweb.com/2016/01/20/entrevista-a-adrian-belmonte-y-carlos-lopez-escritores/

      Le gusta a 1 persona

  4. Que disfruten sus merecidas vacaciones…su reflexión sobre el norte fue tan divertida y cierta :-), creo que acaban de desconcertar a los cartógrafos y geógrafos que entraron en una crisis existencial en estos momentos. Como sea, pasenlo muy bien y muchas gracias por compartir la entrevista. Saludos

    Le gusta a 1 persona

    1. Noooo, este espacio es geógrafo-friendly, nunca pretenderíamos causar daño cognitivo a uno de ellos haciéndole cambiar norte por sur, o girándoles el mundo para despistarlos y poner los pingüinos donde tocan los dromedarios (porque entonces también se nos cabrearían los zoólogos).
      Muchas gracias por tus deseos, disfrutaremos las vacaciones todo lo que se pueda. Un saludo!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s