La vergüenza de nuestro tiempo

Un repentino corro de sombras beligerantes, un chispazo trémulo que se ensancha rápidamente en la oscuridad, la tierra temblando desde sus más hondos cimientos, mientras las manos tratan de ahogar el grito obtuso, desesperado, de quien es demasiado joven para entender lo que ocurre. El leve polvo que se desprende de los techos semiderruidos y el horror tomando las más disparatadas formas, aunque ninguna tan aberrante y mezquina, tan llena de iniquidad, como la que puede dibujar la sombra de la guerra en los ojos de un niño.

Dicen que la historia la escriben los vencedores, pero en Siria no ganará nadie, solamente habrán pérdidas, los jirones de una humanidad raída, desgarrada por el cinismo de la mentira mediática, que crece auspiciada por esa piara que se acomoda en la porqueriza del poder, tratando de ocultar los verdaderos intereses de la tragedia, los intereses particulares de los lobbies que financian los partidos, usurpando el poder de manera ilegítima, sin deparar lo más mínimo en todo el sufrimiento que son capaces de generar.

Ahora todos los medios de comunicación copan sus noticieros con las excéntricas barbaridades, propias de otros tiempos, del nuevo presidente de los Estados Unidos, pero callan o tratan someramente lo que ocurre en Europa. Silencian la tragedia de los refugiados porque ya no les interesa hablar de sus propias miserias, aprovechando este hecho coyuntural para desviar la atención de la opinión pública: los malos son otros. Y mientras las redes sociales bullen en contra del nuevo y polémico presidente, el mar que baña mi tierra sigue tiñéndose de amargura, del llanto de aquellos que tienen que abandonar sus casas, su familia y su pasado, en busca de la hospitalidad de un continente que parece darles la espalda.

Pero a pesar de todo, a pesar de que los partidos ultranacionalistas están ganando fuerza en el corazón de la vieja Europa, apoyados por el voto secreto de una mayoría silenciosa que no suelen prodigarse con asiduidad en los medios, o que cuando lo hacen mienten o dicen medias verdades, simplemente porque les avergüenza sentir lo que sienten, hay otros muchos que están dispuestos a ayudar, a no dejarse engañar por la mentira del sistema, y que se hacinan en las playas a la espera de poder arropar a todos los que vienen huyendo del horror, toda una suerte de héroes anónimos que la historia… seguramente obviará.

Los primeros minutos del vídeo pertenecen a una campaña promovida por Save The Children, aquí  y aquí puedes ver los vídeos originales. Quizás también te interese visitar su página para apoyar su labor. 

Anuncios

50 comentarios en “La vergüenza de nuestro tiempo

  1. Pingback: La vergüenza de nuestro tiempo – Manuel Aguilar

  2. El problema de sustituir democracia por mediocracia es que la comunicación se compra. ¿Cuánto cuesta una guerra? Pues depende de la recompensa que puedan obtener los mercenarios de Academi. Ya sabes, si les aprietas a los «lugareños» casi que te sale gratis. Ahora contacta con Reuters y reparte los beneficios de las noticias, sesgadas, lógicamente —debemos ser enseñados y educados en este juego por gente que «sabe» más que nosotros—. ¡Menos mal que estamos para ayudarles a pesar de sí mismos! Luego que salga la Merkel a echar cuentas de a cuántos refugiados toca cada país. —Una adolescente llora porque la dejan sin esperanza unos ministros que viven con lo que pueden subsistir cómodamente treinta personas. ¡Ah!, claro, un uno por millón pueden ser terroristas: en lugar de luchar contra la causa del terrorismo, aislemos a millones de seres. ¿Sigues dudando? ¿Quiénes tiran bombas con el lema «In god we trust»? ¿Quiénes echan cuentas de que perder veinte niños inocentes en un ataque aéreo cuesta menos que un avance más arriesgado de infantería que podría salvarlos? La diferencia es cuantitativa, nunca cualitativa.—
    ¿Y el pueblo no se mueve? Bueno, divide y vencerás. Lo mejor son los nacionalismos, separatismos y otros ismos radicales que nos alejen a unos de otros y si de paso hay otro conflicto en el que intervenir y sacar cuartos, miel sobre hojuelas; y como efecto colateral, la generación de miles, millones de milites alienados. Para remate, propugna la ignorancia como forma de vida: combate el racionalismo, sesga el conocimiento adquirible —vamos, educación privada, o pública intervenida— y evita el pensamiento crítico. Es más fácil pastorear borregos que gobernar personas.
    Los tres pilares del buen gobierno son división, ignorancia y Academi.

    Le gusta a 7 personas

    1. Estamos de acuerdo en todo, hasta en lo que no has escrito. Afortunadamente Internet ha democratizado el acceso a la información, aunque todos sabemos que la información masiva también es otro medio de desinformación, pero se ha conseguido un gran avance en términos de independencia con respecto a los canales tradicionales como la televisión, prensa, radio, que no obstante siguen sirviendo al gobierno u oposición de turno. Cada vez les cuesta más trabajo engañarnos, y ellos lo saben, por eso utilizan otros métodos como el miedo. El miedo siempre les ha funcionado bien.

      Un abrazo y gracias por tu gran comentario 😉

      Le gusta a 5 personas

  3. Aunque se hable poco hay ONGs y asociaciones enviando suministros, ayuntamientos agrupando recursos como ayuda legal, particulares que prestan sus casas…

    Hay mucho por hacer y cualquier ayuda es buena. Conseguir cambiar los medios de comunicación es complicado. Es más fácil cambiar nuestra mirada y dejar de regalarles nuestra atención sumisa.

    Le gusta a 4 personas

    1. Se habla poco porque se habla mucho menos de lo que se hablaba antes. Ya no los reciben en estadios de fútbol ni los principales líderes políticos salen a recibirlos. Ahora el discurso es muy distinto: silencio.

      Y es cierto, hay que dejar de regalarles nuestra mirada sumisa, nos encanta esa frase. Ya que mientras ellos se lanzan como locos a criticar el lamentable muro que D. Trump pretende construir entre Estado Unidos y México, obvian que la Unión Europea negocia con el gobierno de Erdogan para frenar la entrada de más refugiados. Eso es también otro muro. El resto lo hace el Mediterráneo y sus profundidades.

      Pero no obstante, como bien indicas, la gente se mueve. Afortunadamente y mal que les pese el dolor humano nunca nos será ajeno.
      Un abrazo.

      Le gusta a 2 personas

      1. The media is bought and paid for. And have for far too long turned a blind eye to the atrocities because for the powers that be, such atrocities does not fit the narrative toward their reaching their endgame.

        Even though there is much disinformation on the internet, I am thankful for its existence. When utilized correctly, it is informative and the voices crying out can be heard and reported on and this we shall do.

        Excellent essay. Glad I noticed (finally) the translate button.

        Le gusta a 1 persona

  4. jumanper

    El éxodo de refugiados y emigrantes hacia Europa es, a mi parecer, una jugada de peones en la partida que se está jugando por el poder mundial y la constitución final de un nuevo orden de cosas. Los jugadores conocen mejor que nosotros las reglas del ajedrez social y sus jugadas son un verdadero enigma y desafío para nosotros. Nada es lo que parece, los caminos de “los señores” son inescrutables.

    Le gusta a 3 personas

    1. Lamentablemente eso es lo que parece. Puede que todo se trate de una serie de maniobras trazadas con maestría desde cualquier escenario luctuoso. Lo malo es que en esta partida, el caballo, la torre, el alfil o los peones son personas reales, y si ponemos atención a las fichas… veremos que faltan la reina y el rey sobre el tablero.
      Un saludo!!

      Le gusta a 2 personas

  5. Lo que están haciendo los gobiernos europeos respecto a la guerra de Siria y los refugiados sólo tiene un nombre, y es vergüenza. Y más vergüenza da que los países colindantes a Siria, mucho más pobres que Europa, acojan a millones de refugiados mientras los europeos sólo llevamos unos miles entre todos. Y, peor aún, es que mientras públicamente todos condenan al ISIS, España en 2016 vendió más armas que nunca a Arabia Saudí, unos de los proveedores de armas del ISIS.

    Le gusta a 2 personas

  6. Hay que entretener al pueblo para que miren en la dirección convenida. Es triste como los medios tratan de adoctrinar, deciden lo que es bueno, lo que es malo y sobre lo que tenemos que preocuparnos.

    Dependemos de la voluntad de uno mismo para conocer el mundo que nos rodea, de entender su funcionamiento. Seamos curiosos, cuestionemos los problemas y las soluciones que se autoimponen. Asimilar las ideas bombardeadas por la televisión o la prensa es lo sencillo, lo cómodo en corto plazo. Busquemos la verdad, informémonos por uno mismo. Es lo complicado pero nos brinda la oportunidad de elegir, de formas nuestras propias ideas y tomar decisiones de verdad.

    Un saludo.

    Le gusta a 1 persona

  7. Siempre es bueno distraer al espectador con “el mal del mundo”, mientras que el conflicto en Siria continua pero parece como que ya no tiene tanta relevancia, pero es que pasa lo mismo con África, con los problemas medioambientales en los países en desarrollo y de la extrema pobreza en países del tercer mundo.
    Todos como suricatas atentos a la gran jugada del ajedrez que se está terciando en el mundo para ver quien será el siguiente en gobernar, pero gobernar… ¿Qué? El 10% de la población. Me da a mí que por mucho cambio que haya los ricos seguirán siendo más ricos y los pobres más pobres. Tanto misterio para que la rueda de la “evolución” siga su curso, en fin.

    Le gusta a 1 persona

  8. Estremecedor, terrible lo que pasa en Siria. Y es vergonzoso porque, como tú dices, estoy de acuerdo en que intereses estratégicos, económicos y no sé de qué otro tipo están en el fondo del confiicto. No importa bombardear niños, no importa desplazar a millones de personas, no importa destruir un país… no importa más que esos oscuros intereses de los grandes con un campo de batalla donde entrenar para la guerra y de paso dar de comer a los grandes traficantes y vendedores de armas. Vergüenza de esta humanidad que no sabe vivir sin anteponer su fuerza y sus intereses a las necesidades de la población.
    Y de Europa… ¡qué triste! alambradas de insolidaridad y de indiferencia, además de las que se han puesto en algunos países son tan dolorosos como esas bombas cayendo. ¿Alguien se acuerda, en este invierno tan crudo, de toda esa gente que vive en tiendas y durmiendo en el suelo? mientras Europa mira hacia otro lado, como si la cosa no fuera con ella. Ser solidarios, humanos, generosos, empáticos, no es precisamente una virtud de esos países europeos que se creen el culo del mundo y solo saben mirar su propio ombligo… espero que no nos veamos nosotros en las mismas cualquier día y sintamos como se nos cierran todas las puertas.
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  9. Colaboro para una ONG que se dedica, solamente, a recibir, acompañar y establecer gente refugiada, principalmente emigrantes debido a guerras y catástrofes naturales. Estando tan lejos, mi única ayuda posible es traducir documentos (papeles de todo tipo) y artículos que necesitan ser publicados, sobre todo de gente ANÓNIMA y con medios como para hacer incluso más que los gobiernos de turno. Me entero de cosas que no nos llegan a todos, y que son cotidianidad de HÉROES. No encuentro otra palabra.
    Mientras… lo que ustedes cuentan.
    ¡GRACIAS!

    Le gusta a 1 persona

  10. Pingback: La vergüenza de nuestro tiempo – Espacio de Arpon Files

  11. Excelente artículo… ¡¡Absurdas guerras!! Todos somos hermanos, no dejemos que nos manipulen, que nos traten como cifras, como entes no pensantes y sin corazón. Tratan de enrollarnos en asuntos que mueven las masas, para desviarnos la atención de otros más importantes. Es difícil ir contra el sistema, pero así sea con pequeñas cosas que podamos hacer en nuestro entorno, desde la concientización y la información sin sesgos, hasta acciones directas de ayuda y solidaridad… ¡¡Vale la pena dar nuestro aporte!! Muy bella y buena canción también, al igual que el video… ¡¡Un abrazo!!

    Le gusta a 1 persona

  12. Los refugiados, Siria, Palestina, Turquía, el hambre en África, la malaria, el cólera, la invasión lenta pero segura de los pesticida que nos van dejando sin semillas, los imperios intentando controlarlo todo: el agua, el aire, la gente. Como enfermarlos, como curarlos. La lista es tan grande!!
    Tristeza infinita. Tristeza ante tanta avaricia, tanto odio, tanto poder desmedido.

    Saludos.

    Me gusta

  13. Bonjour

    Viens je t’emmène dans un monde de rêves

    Viens avec moi au pays de l’amitié

    Ou seul ce petit monde est loi

    Un monde de paix

    Il se cache au fond de ton cœur

    Dans un monde de merveilles

    Qui brille la nuit à l’orée du ciel

    Tu y trouveras des perles rares

    Celle ou nous avons été ami ou amie pour la première fois

    Quelle belle histoire entre nous

    C’est ainsi que le verbe aimer existe

    Je t’écris ces quelques mots avec tendresse

    Je te les offre du fond du cœur

    Je te souhaite soit une belle soirée soit une belle journée

    Bisous Bernard

    Le gusta a 1 persona

  14. Pingback: La vergüenza de nuestro tiempo | Viri te Cuida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s