Cumpleaños total

Al parecer siempre estamos de aniversario, pero esta vez no es culpa nuestra: wordpress nos ha invitado a otro cumpleaños del Otro Mundo. Casi mejor, porque él se acuerda mucho mejor de este tipo de fechas, vosotros lo sabéis bien. Parece que tenemos monopolizado el cupo de celebraciones: ya colgamos una entrada sobre el aniversario del día que recibimos el correo que nos confirmaba que iban a publicar “Las crónicas del Otro Mundo”, y hace mucho, mucho tiempo, una semana por lo menos, el cumpleaños de la puesta a la venta de LCDOM.

Pero al parecer, nunca es suficiente. El pasado día 30 wordpress nos avisó de que llevamos un añito a vuestro lado, de que ya habían transcurrido 365 días (en realidad 366, ya os lo chivamos la semana pasada) desde el momento en que empezamos a compartir con vosotros el universo cibernético, haciéndoos copartícipes de las idas y venidas de nuestra novela. El asunto es que siempre que hemos plasmado por escrito un aniversario nos hemos puesto trascendentes, metafísicos, serios, reflexivos, sensatos. No obstante, esta vez tenemos el cuerpo golfo. Por una vez queremos celebrar un cumpleaños virtual como una verdadera fiesta. ¡Música festiva, por favor!

Y ahora toca pavonearnos, sin modestia ni humildad, porque la fiesta se nos ha subido a la cabeza. Nos gustan nuestras cifras, nos gustan mucho, nos gustan mogollón. En este añito en wordpress, el blog de LCDOM ha recibido más de 18500 visitas por parte de más de 9000 visitantes (hemos pasado de esa cifra de chiripa en el último momento, pero para lucir palmito lo dejamos en números redondos, que tampoco pasa nada). Ahora es cuando decís vosotros “¡muy bien, chavales!” para que paremos de vanagloriarnos, porque tanto presumir queda feo, pero nosotros seguiremos jactándonos como si no hubiera un mañana porque estamos ebrios de celebración. Hemos alcanzado un total de 2660 followers (sí, vosotros, you, vous, voi, vosaltres, sie, אתה, que sois un capazo around the world), y nos habéis regalado más de 600 comentarios, que como ha sido por entero cosa vuestra no nos queda otra que convertiros en triunfadores adscritos. Así parece que estamos repartiendo el mérito, con lo cual parecemos menos engreídos… o quizá no, pero había que intentarlo.

Sí, vale, es cierto: hay bitácoras que tienen números mucho más estratosféricos (igual todos los que estáis aquí, quién sabe), pero nosotros hemos flipado con lo conseguido. Este blog nació para promocionar la primera novela de dos mozos desconocidos, así que en la vida podíamos habernos imaginado llegar a conseguir todo esto. A nosotros nos vale como triunfo, así que seguimos con la fiesta y nos colgamos la correspondiente medalla:

sin-titulo

Queremos compartir con vosotros un regalo. Lo llamamos así porque para nosotros lo fue: la primera aparición en “Las crónicas del Otro Mundo” de Lobo, para nosotros el personaje más carismático de la novela, y para varios lectores (si es que no nos han mentido, claro), su personaje favorito de todo el libro. Fue la presentación del que sería uno de los protagonistas más relevantes de la narración; fue la manifestación de uno de los intérpretes que haría progresar aquella historia. Es un placer para nosotros presentaros a Lobo tal como lo conocimos nosotros, al comienzo del capítulo 17 de LCDOM: “Réquiem por un brindis”.

“Prendido a una botella vacía y anclado en un bar. Cada vez que el vaso se derramaba garganta abajo, era imposible discernir si era él el que acababa con el licor o era la bebida la que dilapidaba a cada sorbo su vida. Si uno se fijaba lo suficiente, podía ver como el fulgor del fuego que antaño restallaba en sus ojos resplandecía por un mísero instante, para rápidamente convertirse de nuevo en la ceniza de cuyo color tintaba su vida. Cada centelleo formaba parte del pasado, y el triste polvo gris de su mirada era su presente, pero también su futuro. Pasaba las noches encadenado a una barra por intangibles eslabones que, por esa propia inexistencia, no podía romper, intentando perseguir la profecía de que ese camino le dirigía inexorablemente a la autodestrucción.

Esa autodestrucción que era su penitencia.

Él tan solo deseaba llegar al final de ese camino. Si se lo hubieran permitido, hubiera estado aferrado todos y cada uno de los días de lo que le restaba de vida a una botella que jamás estaría llena del todo si se encontraba a su alcance. Pero, por desgracia para él, aquel bar no tenía por costumbre dejar la botella en la barra para que pudiera vaciarla a su antojo, intentando diluir su pena en aquel licor de peyote que, sin embargo, pocas veces conseguía aplacar el remordimiento de su atormentada existencia.

Todas aquellas matanzas… todas ellas permanecían impasibles e inalterables en su cabeza, atenuadas en afortunadas pero irremediablemente escasas noches en las que el peyote encontraba la inspiración suficiente para aminorar aquella espiral de remordimiento y dolor. Pero el peyote no sabía de aquello, tan solo se introducía a empujones en su conciencia haciendo un butrón y distrayendo su consternada atención a base de masacres neuronales.

Las cenizas solo son los deshechos de una combustión, y la traza de color ceniza que presidía esa mirada que apenas se levantaba de aquel vaso vacío era el deshecho de la combustión de su alma. En aquel bar de los barrios bajos casi siempre vacío por las noches, donde solo el camarero le salvaba de la más absoluta soledad, levantó la mirada hacia el bull·dog que todas las noches esperaba a que llegara para ayudarle con su autodestrucción sirviéndole un peyote tras otro. Ni siquiera sabía cómo se llamaba, no buscaba conversación y, desde el primer peyote que le sirvió, el camarero lo sabía. Y no le importaba lo más mínimo, tan solo le ayudaba en su autodestrucción porque sacaba tajada de la misma. Sin preguntas, sin zozobras, sin palabras siquiera. Tan solo tenía que rellenar el vaso.

Si no hubiera estado tan sumamente concentrado en autodestruirse, le hubiera dado las gracias. Pero eso no tenía cabida en su mortificación, y la única palabra que salió de su boca cuando el camarero le devolvió la mirada fue “Otro”. El bull·dog recogió la botella de peyote y llenó hasta arriba el vaso, apurando las últimas gotas que quedaban en ella. Sin esperar a que su cliente acabara con esa ronda, fue al almacén y recogió otra botella, y la colocó en el lugar que su antecesora ocupaba detrás de la barra. Todo el peyote de la botella vacía que ahora reposaba en el fondo del cubo de basura, al igual que el de tantas otras pioneras en su cometido, había sido consumido por un único cliente.

Pero el peyote no sabía de aquello.”

Podéis disimular si queréis, pero sabemos con certeza que os ha encantado nuestro regalo. Lobo mola, y lo sabes.

Bueno, y ahora ¿qué? Se nos acaba la fiesta y el post de cumpleaños bloguero. Pero LCDOM no termina, ni hablar. Por el blog no os preocupéis que seguirá plasmando pensamientos periódicamente, con lo cual no hace falta que organicéis suicidios colectivos ni nada por el estilo. Y la novela, ni te cuento: ella es inmortal, y, al igual que un virus, pretende perpetuarse en cada organismo que tenga a mano. Ya puestos, podéis contagiaros si así lo deseáis: 8 capítulos gratis en Amazon, el que no se asoma al Otro Mundo es porque no quiere, porque hemos dicho gra-tis. Quered, anda, quered, que a fecha de hoy todavía no se ha muerto nadie por echarle un ojo a “Las crónicas del Otro Mundo”. Y como os va a deslumbrar, id y difundid la palabra.

(Y esto, queridos niños, es un ejemplo de intento a la desesperada por conseguir que alguien decida hacer una mísera reseña de nuestra historia. ¡Por nuestro hijo, lo que haga falta!)

Venga, para despacharos a todos de la fiesta sin que nos pongáis mala cara, os ponemos la última canción para que lo deis todo y os vayáis contentos. ¡Gracias a todos por venir!

Anuncios

47 comentarios en “Cumpleaños total

    1. Muchas gracias, es verdad que estamos que no paramos, de fiesta y resaca continua. Igual vamos de modestos, pero estamos muy contentos con nuestras cifras en realidad. A los que tienen mejores números solo nos queda brindarles la enhorabuena, o en su defecto un “olé tus cojones!”. Tú ya verás que cuando llegues al año, cualquier cifra obtenida que te encuentres va a ser motivo de alegría, y entonces tú te montarás tu propia fiesta (y estaremos invitados, claro).
      Nos alegramos de que te haya gustado el regalo, pero es que no esperábamos menos: Lobo es un crack, el puto amo!
      El comentario nos ha salido igual de festivo que la entrada, será que hemos involucionado a una inmadurez espléndida. Muchas gracias de nuevo por la felicitación, un saludo!

      Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias por la felicitación, Silvia. Esperamos que “Las crónicas del Otro Mundo” aún no haya dicho su última palabra, aunque también es cierto que ya vienen otras novelas en camino, aunque a estas aún les queda un largo camino por recorrer: entre finalizar e intentar su publicación, lo mínimo serán bastantes meses, siendo exageradamente optimistas.
      Lo dicho, muchas gracias de nuevo por tus palabras, Silvia. Un saludo!

      Me gusta

  1. Felicidades. Las cifras, espectaculares, vuestro blog es un crucero de lujo al lado del mío, una pequeña canoa que navega a duras penas, jeje, aunque lo suficiente para mi cuerpo cansado…Me ha gustado mucho el regalo, tendré que conocerle mejor a ese Lobo.
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias, Estrella, la verdad es que estamos muy contentos con las cifras. Seguro que tu canoa no es tan pequeña y los que van a bordo valen la pena, que a fin de cuentas es lo que importa.
      ¡Lobo es un crack! No nos extraña que te agrade. Nosotros mismos no tenemos demasiado claro que lo creáramos, sino que puede ser que fuera él quien nos utilizara como meros instrumentos para llegar a existir. En fin, si te apetece conocerlo mejor, tú ya sabes donde vive.
      Un abrazo de vuelta!

      Le gusta a 1 persona

  2. Buena cifra! Les felicito Amigo 1 y amigo 2 o 1+2. En fin hacia tiempo que no pasaba por aqui, normal los señores de mi edad des-fallecemos ante orugas, serpientes, raras avis, rubias de almidón (unico acento que pondre) y venir a visitar a 2 tipos suena incorrecto. Pero ya está, les invito 2 cervezas, si pasan por Vilanova (es lo unico que no se hace online) abrazos -j re

    Le gusta a 1 persona

    1. Es de agradecer una invitación doble, no hay muchos paisanos que se atrevan a proponerla tal como está la vida. Mas las desgracias nunca vienen solas: Vilanova nos pilla a más de dos barrios de distancia, y, lo peor de todo, la cerveza está amarga (al menos para el amigo 1, o quizá el 2, puesto que no sabemos qué dorsal tiene asignado cada uno).
      Muchas gracias por la felicitación, Juan, cuídate muy mucho de las orugas!

      Le gusta a 1 persona

      1. Ya sabía que era un tema de dorsales! Aqui vendría la frase de Unamuno vencer no es convencer y otras hierbas. Prometo ir yo… calma no he dicho el año un abrazo a Don 00 y 00 de parte de 00. El lunes y tengo tan buen humor, mañana iré al médico ¡Prometo! Tengo un proyecto invitación para los dos pero estoy acabando la web la pregunta es: En junio vendrian a unas jornadas donde presentemos un tema juntos: bloggers. Si es lejos, es caro y no saben nada. Como dice la publi de La Caixa ¡hablamos? saludos

        Le gusta a 1 persona

      2. El ofrecimiento resulta interesante, al menos para el dorsal 0, aunque al dorsal 0 pueda atraerle menos, aunque aceptemos que nos daría para un par de tweets dándonos aires. La dificultad estriba cuanto menos en que en diligencia hay al menos un par de días de camino, y ni el dorsal 0 ni el otro poseemos maravedíes (o lo que se lleve ahora) para alquilar caballos decentes. Agradecemos la oferta, claro, pero el terruño, como la nobleza, obliga.
        Saludos, dorsal 0 del extrarradio

        Le gusta a 1 persona

      1. Jjajajjajaaj… El buen hijo siempre regresa a su hogar… 😀 ¡¡Además, me encanta el Otro Mundo!! Es fascinante… ¡¡Donde todo puede suceder!! Estuve unos días en el mundo corriente… XD Pero ya regresé, jajajaja… ¡¡Abrazos y besitos!! 🙂 😉 :* Que tengan una muy feliz semana los tres…

        Le gusta a 1 persona

      2. XD XD XD … Jejjeje… Tan bellos… Entendido!! Qué graciosos sois… ¡¡Os quiero!! 😀 O a lo colombiano… ¡¡Qué chistosos… Jajjaj… Los quiero muchoteee!! 😉 🙂 :* Graciaaas… Otro abrazo para ustedes…

        Le gusta a 1 persona

    1. Mola, al parecer nuestra campaña de fidelización va viento en popa. No tenemos tarjeta VIP de habitante del Otro Mundo, pero algún día nos lo podemos plantear. Eso sí, regalos para todos sería demasiado: un único regalo a compartir nos viene casi mejor.
      Y ahora ya un poco más en serio, muchas gracias por tus palabras, Diego. Con comentarios así da gusto administrar un blog. Un saludo!

      Me gusta

  3. Bonjour
    Ton amitié c’est un rayon de lumière
    Une tendresse journalière
    Un doux morceau de bonheur
    Telle la douceur d”une fleur
    Je viens déposer une petite recette sur ton blog que j’apprécie
    Alors, je me dis
    As-tu déjà ouvert ton internet .Es tu là ! Oui ou non
    Ce n’est pas bien grave tu trouveras bien mon petit mot
    Je venais juste te faire un petit coucou
    Passe une bonne journée en ce vendredi

    gros bisous

    Bernard

    C’EST MOI LOL après un petit passage à vide

    Me gusta

  4. Pingback: Blue Monday – Las crónicas del Otro Mundo

  5. Pingback: Make LCDOM Great Again – Las crónicas del Otro Mundo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s