366 días

La unión se produjo un día, sin más, o quizá estuviera predeterminada desde muchos años antes, incluso lustros, sin que nosotros supiéramos a ciencia cierta que aquello terminaría por suceder. Tú me lo propusiste, y yo te di el sí. Fue así de sencillo. Tú tenías un plan para nosotros, y tuve claro desde el principio que merecía la pena intentarlo. Crearíamos nuestra propia sociedad, y, como poco, lo pasaríamos bien el tiempo que esta durara. Sí, por supuesto que sí: acepto. Sin ceremonias, sin contratos de por medio que nos obligaran a seguir incluso cuando no quisiésemos hacerlo: tan solo intentar convertir aquella unión en algo que disfrutáramos el tiempo que perdurara.

Fueron pasando los años, y, no sin altibajos, fuimos construyendo una relación que se iba fortaleciendo, hasta el punto que un día verbalizamos lo que ambos por separado llevábamos madurando en nuestras cabezas durante cierto tiempo atrás. Teníamos que ir más allá; podíamos llegar más allá. O al menos, podíamos permitirnos intentar llegar más allá, dar un paso más, estrechar el cerco para alcanzar un nuevo objetivo común. Pretendimos que nuestra mutua existencia fuera capaz de crear otra nueva e inédita más allá del perímetro de la adhesión que compartíamos. Queríamos crear vida, algo inherente a nosotros que los demás también pudieran percibir, pudieran tocar, pudieran incluso disfrutar. Algo que formara parte de nosotros, y que al mismo tiempo también formara parte del mundo de por sí.

No era una decisión que se pudiera tomar a la ligera. Tan seguros estábamos de nuestra empresa que decidimos resetearla hasta estar completamente convencidos de que, llegado el momento, estaríamos totalmente preparados para llevar a cabo aquella osadía. Y transcurrieron años, claro. Era esa determinación que te cambia la vida, para bien o para mal, aunque para otras personas pudiera no valer tanto dada la variopinta forma de pensar dependiente de la idiosincrasia de cada ser humano. Pero nosotros no lo tomamos sin más: el momento de atrevernos tenía que ser el perfecto. Y aunque la vida nunca te ofrece realmente ese instante exageradamente adecuado para tomar una determinada decisión, llegó el día en que nos dimos cuenta de que no debíamos demorarlo más. Ese momento, aquellas coordenadas temporales de la existencia unidas a que creíamos que, finalmente, estábamos en condiciones de crear algo bueno, acaeció. Y con total convencimiento de que aquel algo nuevo que pretendíamos crear sería realmente apreciable y apreciado, nos lanzamos a aquella aventura.

Empezamos a intentarlo. Con arrojo, con valentía, con insistencia, con cuidado de encontrar las mejores condiciones, con temor a no estar haciéndolo correctamente para que aquel proyecto llegara a ver la luz. Y posteriormente, también con dudas, con miedo a no ser capaces de conseguirlo, con una impaciencia que se transformó en pesimismo llegado el momento, sin darnos cuenta del todo de que era desmesuradamente pronto para obtener resultados. Pero no nos rendimos: aquel “algo nuevo” de los dos tenía que ver la luz, y aunque con algo menos de esperanza, seguimos adelante sin bajar los brazos.

El 19 de mayo de 2015, pasados tres minutos de las once y media de la mañana, tuvimos el aviso de que, casi con certeza, nuestro propósito parecía confirmar su existencia. Nos ilusionamos, nos ilusionamos de verdad: aquello no parecía una de las falsas esperanzas que hasta aquella fecha habíamos sufrido, que, por cierto, habían sido varias. Dos días después, a las 19:36, recibimos la anhelada confirmación de que los acontecimientos se iban a precipitar inusitadamente: lo que había sido engendrado gracias a nuestro empeño se convertiría en una realidad, ¡en 3 meses! Después de tantos sinsabores, y aunque a aquel trimestre se unieron treinta días más, aquello apenas resultó una demora: tan solo era una cuenta atrás para que se cumpliera nuestro humilde sueño.

El 25 de septiembre de 2015, Carlos López y Adrián E. Belmonte pudieron contemplar cómo, más allá de sus mentes, habían creado vida a través de las páginas de “Las crónicas del Otro Mundo”. Todo ese hervidero de ideas, planes y proyectos que habían rebotado dentro de sus cabezas había visto la luz. Se convirtieron al alimón en escritores, en orgullosos padres de una historia que hasta entonces nunca había existido, de un extenso relato que, por fin, estaba al alcance de todo aquel que quisiera disponer del mismo. Transmitiendo directamente desde las mentes de los autores a las letras impresas de sus hojas, “Las crónicas del Otro Mundo” salió a la venta.

5 años y 8 meses antes, uno de nosotros propuso al otro escribir una historia a medias simplemente para disfrutar de aquel viaje literario, y el otro dijo “sí”. Con el tiempo fuimos construyendo una historia que quizás, solo quizás, y si seguíamos aquel solazamiento mejorando tramas y personajes, podía tener visos de ser presentada ante algún editor sin que se nos cayera la cara de vergüenza por el resultado obtenido. Y lo perseguimos con tanto ahínco que llegó el momento en que supimos que aquello tenía vida propia, que los personajes tenían una vida propia dentro de un mundo que tenía vida propia, que las tramas tenían vida propia dentro de una historia que tenía vida propia. Que, como omnipotentes dioses creadores, habíamos creado vida partiendo de la nada, una existencia esculpida en páginas y páginas; una existencia no biológica, pero viva al fin y al cabo. Aquella obra tenía vida, y merecía tener la oportunidad de vivir. Y cuando llegaron aquellas coordenadas temporales que quizá no fueran el momento perfecto, pero que desde luego se le parecía bastante, nuestro manuscrito visitó decenas de bandejas de entrada de direcciones de correo electrónico de editoriales, siendo golpeado por la más sobresaliente de las indiferencias en la mayoría de los casos, y vituperado en manos de estafadores que se habían bautizado falazmente como “editores”. Pero, en fin, ya os hemos puesto al tanto de lo que ocurrió el 19 de mayo del pasado año. Lo conseguimos. Nos convertimos en orgullosos padres de una criatura que vería la luz del sol a través de los escaparates.

Y tras dar sus primeros pasos entre los lectores, ha llegado el día de entonar el Happy Birthday. Este pasado día 25 “Las crónicas del Otro Mundo” cumplió un año de edad, aunque eso tampoco sea cierto. Ni siquiera el 29 de febrero quiso perderse el primer año de vida de nuestra historia, y consideró que LCDOM debía celebrar su primer aniversario no como un libro más, sino con un año y un día a sus espaldas. 366 jornadas para conseguir su primera vela en la tarta.

Hace 366 días que se cumplió nuestro humilde sueño. Somos escritores, sí, podemos decirlo: hace un año nos convertimos en ello, por lo que también celebramos nuestro cumpleaños como tales. No ha cambiado nuestro mundo alrededor, pero sí la percepción de nosotros mismos, y eso es algo que no todos los logros de una vida pueden conseguir. Estamos orgullosos de haber sido capaces de crear vida más allá de los impulsos nerviosos que hacían mover nuestras manos sobre el papel, y os invitamos a que lo celebréis con nosotros, a que nos deis la enhorabuena, porque realmente nos sentimos merecedores de la misma.

El libro dio paso al blog, a estas letras que ahora estáis leyendo, y por esa única razón estamos aquí: compartiendo nuestro orgullo con vosotros, y nosotros vuestros singulares caminos. Si habéis llegado hasta aquí, compartid nuestra alegría: es una orden.

Muchas felicidades, “Las crónicas del Otro Mundo”, querido hijo: estamos y siempre estaremos orgullosos de ti.

Pd. Querido hijo, seguramente llegado este momento te hagas una pregunta crítica: “¿Y ahora qué?”. Sí, eres una historia prácticamente inédita para el gran público, pero ni mucho menos te puedes considerar una novedad. Puedes pensar que, finalmente, te has perdido por el camino, y tu Otro Mundo ha resultado abocado al anonimato.

Querido hijo, escúchanos bien: tú ya eres inmortal. Tú jamás podrás ser ignorado ya por aquellos que han absorbido tus páginas, al igual que otros muchos que no lo han hecho recordarán tu existencia. Pero no solo eso: la vida es una carrera, y te encuentras aún lejos de la meta. Te puede ocurrir de todo: puedes ser objeto de alguna reseña, puedes caer en manos de algún crítico aconsejado por cualquier conocido, puedes conseguir que cualquier cliente de Amazon decida leer tus capítulos gratis y concluya que vale la pena que hablar bien de ti. O puede que esto nunca ocurra, pero también puede que sí. Tus padres nunca van a dejar de luchar por tu supervivencia, y cada vez que alguien se asome a tus páginas, tú debes luchar por perdurar a través de esa persona. La vida es una carrera, y no debes perder el paso. La vida es una carrera, y debes sacrificarte por acabar en cabeza. La vida es una carrera, y no puedes arrojar la toalla sin luchar.

La vida es una carrera, y, con todas tus fuerzas, la debes intentar ganar.

Anuncios

63 comentarios en “366 días

    1. Muchísimas gracias Lord Alce, Señor de los cérvidos! Es cierto que resulta muy ilusionante pensar que lo que uno ha escrito llegará a trascender de una y otra manera. Tenemos la fortuna de saber con certeza que a algunos de nuestros lectores siempre tendrán presente lo que han visto a través de nuestras páginas: es una sensación a-co-jo-nan-te, de verdad
      Muchas gracias de nuevo por tus palabras, un saludo!

      Le gusta a 3 personas

      1. Esplendoroso suceso sería ese, el primer mamífero artiodáctilo que osa asomarse al Otro Mundo. Sería un honor, además para eso están los capítulos gratis en Amazon, para que la gente pueda echarles un vistazo, que de eso no se muere nadie. Como mucho aburrirse, pero morirse nunca.
        Muchas gracias por la futura oportunidad, Lord Alce, un saludo!

        Le gusta a 2 personas

    1. Pues lo cierto es que el parto fue emocionante, ilusionante, plácido, esperanzador, bufff… todas las emociones agradables que se pueden sentir, unidas y compartidas. Ahora bien, la gestación fue un poco larga de más, años y años retocando al crío hasta estar seguro de intentar procrearlo, eso sí fue bastante más duro, pero algo de lo que enorgullecerse a cada pasito que dábamos.
      Muchísimas gracias por tu comentario, Javi: con palabras como las que nos dedicas, ¿cómo no vamos a querer seguir pariendo letras?
      Un saludo!

      Le gusta a 2 personas

  1. ¡Felicidades, al retoño y también, claro, a los orgullosos padres!
    Habéis puesto un barco a navegar. No podéis saber de antemano a qué puerto llegará, ni siquiera si llegará a alguno. Pero ya navega. Y no, el anonimato no existe para la obra publicada en internet.
    Saludos

    Le gusta a 3 personas

    1. Muchas gracias, Xibeliuss, tanto de parte del churumbel como de sus progenitores. Lo cierto es que tienes razón, el barquito del Otro Mundo se encuentra surcando las olas, a la espera de atracar un ratito en todos los puertos que decidan aceptar su amarre, para después seguir su oceánico camino. Es agradable pensar que es así, te robamos la metáfora si algún día nos hace falta (con permiso, claro).
      Muchas gracias de nuevo, un saludo!

      Le gusta a 2 personas

  2. Pingback: 366 días | ' Ace Friends News '

  3. Waw O_O
    Me habéis enganchado con los primeros párrafos, y después de un año de la publicación de vuestro “hijo” poco se os podrá decir que no hayas escuchado, así que enhorabuena y que espero que muchos se inspiren con vuestra historia y que luchen por lograr escribir las suyas.
    Anured

    Le gusta a 2 personas

    1. Muchísimas gracias por tus palabras, la verdad es que tenemos mucha suerte con los comentaristas en el blog porque se portan bien con nosotros, ahora tú incluido. Nuestro hijo es bastante más desconocido que la bitácora, pero confiamos en que algún día se hará mayor de alguna u otra forma.
      Disfruta de tu experiencia Erasmus, Anured (nos atreveríamos a decir ‘Andreu’, pero no), que aunque suene a frase de abuelo (que lo es), la juventud pasa rápido! Un saludo!

      Me gusta

      1. Si, ese es mi nombre aunque escriba bajo el “nombre” de Anured, gracias eso quiero hacer disfrutar de cada momento de mi erasmus y luego plasmar en el blog los aprendizajes hechos en mi vida.
        Aunque sea más desconocido vuestro libro comparado con la bitacora, por ejemplo me ha entrado la curiosidad de buscar información sobre él.

        Le gusta a 1 persona

      2. Si te interesa echarle un vistazo al libro, en Amazon tienes disponibles 8 capítulos gratis. Si tienes algún rato libre entre fiesta y fiesta erasmus y te apetece le puedes echar un ojo. Cada vez que alguien se asoma al Otro Mundo para darle la oportunidad de vivir a través de otra persona, nuestro hijo vive y nosotros hacemos palmas con las orejas.
        Pero primero la fiesta erasmus, que lo que va delante, va delante!

        Le gusta a 1 persona

  4. ¡Felicidades chicos!
    No me puedo creer que haya pasado tanto tiempo ya. ¿Un año? ¿En serio? Tenéis tanto que celebrar…
    Vuestro pequeño, así como vuestros posts, me inspiran cuando pienso en mi “proyecto” así que solo me queda deciros que muchas gracias por lo que aportáis y fue un placer coincidir en el mundo bloguero.
    Espero tener noticias vuestras más a menudo.
    ¡Un abrazo!

    Le gusta a 2 personas

    1. Vaya… La felicitación nos la podíamos esperar, pero lo de ser una inspiración es algo que en ningún momento nos podíamos plantear. Eso nos queda bastante grande, pensamos: nosotros solo escribimos, en realidad. Cuando escribíamos LCDOM lo hacíamos sobre todo con ilusión, con esperanza, con el sueño improbable de tener algún día nuestro libro publicado en las manos. Cuando escribimos para el blog lo hacemos utilizando todo el espectro de emociones, desde la alegría de un aniversario hasta la bilis y el asco en algún que otro post. Si te hemos podido inspirar nos enorgullece y hace ir con la cabeza alta, claro, el único problema es… que: no sabemos cómo lo hemos hecho!
      En fin, muchas gracias por la felicitación, muchas gracias por tus palabras, y evidentemente también es un placer para nosotros toparnos con blogs como el que suscribes. Un abrazo de vuelta!

      Le gusta a 1 persona

  5. Muchas muchas felicidades, maravilloso dar a luz su libro, feliz cumpleaños, finalmente lo lograron, sé lo difícil que es, yo aún estoy en el camino, me autopubliqué entretanto, pero no es lo mismo, también quiero que me publique una (o varias) editorial.

    Ustedes son un ejemplo de perseverancia y el que persevera, alcanza, ¡felicidades de nuevo!

    PD. excelente el llevarnos a pensar otra cosa, definitivamente, eso es de escritores, jajaja, muy bueno.

    Le gusta a 2 personas

    1. Muchas muchas gracias, Silvia, es cierto que es muy bonito intentarlo para finalmente conseguirlo, y por lo que comentas, parece que es un buen mensaje para ti: persevera, sé pertinaz y no dejes de intentarlo. Si nosotros hemos podido, ¿por qué no ibas a conseguirlo tú? Nosotros te hemos leído, y sabemos que puedes conseguirlo perfectamente.
      Respecto a la postdata, es verdad que nos hemos aficionado a los trampantojos! Aunque más o menos es similar: no hemos parido un hijo… pero sí, en cierto modo sí. Es nuestro pequeñín!
      Muchas gracias por tu comentario, Silvia, siempre es un placer recibir tus visitas

      Me gusta

  6. que muchachos más apañaos, con un hijo y tó de papel inmortal, menos mal que no ha salido a los padres en el ego, que se les cae la baba, que es más educao que to. El hijo la verdá. es mu educado, mu educao.
    – A ver chiqui, ¿A quién quieres más de tus dos padres?
    ¿Ves que educado?, No dice ni pio.

    Le gusta a 2 personas

    1. Discrepamos en la cuestión egocéntrica de todas todas. Si el chiquillo es el origen y el objeto de todo ello, la totalidad de la vanidad resultante debe recaer en todas y cada una de sus páginas, ¿no? Además, los personajes cobran vida a cada palabra, así que podrían contestar en cualquier momento, de forma educada… o no.
      Disentir es bueno, qué duda cabe

      Le gusta a 1 persona

  7. geinnerortiz

    Vuestras palabras están llenas de magía, vuestro remate es una invitación ineludible a perseguir nuestros sueños. Puede contar con que vuestro hijo se convertirá en inmortal para alguien más. Mi más profunda enhorabuena por esos 366 días. Un calido abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias por tus palabras, Geinner, cuando leemos comentarios como el tuyo es cuando sentimos que realmente estamos haciendo bien las cosas, y evidentemente ese es el mayor acicate tanto para seguir creyendo en nuestra obra como para continuar escribiendo. Por otra parte, pensamos que no hace falta leer entradas como la nuestra para animarnos a perseguir nuestros sueños: cada nuevo día debe ser la mayor invitación para ponernos en marcha y alcanzar los mismos, sin más.
      Gracias de nuevo por la felicitación, Geinner. Otro abrazo!

      Me gusta

  8. Bonjour

    Quelle belle histoire entre nous

    Je t’envoie un bouquet de fleurs

    Chargé de parfum que ta demeure soit embaumé de celui-ci
    Comme guidé par un vent d’amour , les anges viennent te protéger
    Je te souhaite un merveilleux dimanche
    Ici le temps est chargé de pluie mais il en fallait un peu

    Pour toi en guise de mon Amitié

    Une douce pluie de tendresse et de bisous

    Bernard

    Le gusta a 1 persona

  9. Pingback: Cumpleaños total – Las crónicas del Otro Mundo

  10. Feliz aniversario, los niños van creciendo poco a poco y van cogiendo fuerza y espabilando… eso mismo le pasará a vuestro libro, que irá introduciéndose en el mercado hasta convertirse en un éxito.
    El año que viene, en su segundo cumpleaños, aquí nos veremos y espero que las ventas ya se hayan disparado…
    Un abrazo y felicidades.

    Le gusta a 1 persona

    1. Como padres siempre vamos a creer que nuestra criatura evolucionará con los años, y aunque pueda no ser así, nunca vamos a dejar de esperar que algún día nos sorprenda. Puede ocurrir, puede conseguirlo, puede llegar a alguien que le dé un empujón, puede pasar de todo en esta vida, así que siempre esperaremos que ese momento llegue por fin.
      Muchas gracias por la felicitación y tu comentario, Estrella, otro abrazo para ti!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s